03/25 | La Oración y la Fe | Serie de estudio: Dios revela su amor

Estimado amigos en la búsqueda de los preciosos tesoros espirituales conoceremos mejor al Salvador Jesucristo nuestro única esperanza ÉL es  el amigo infalible en las horas inciertas y  siempre está  con nosotros; hablar con Dios es un hermoso privilegio saber que  nos escucha pero ¿cómo podemos hablar con ese amigo? Es lo que hoy estudiaremos en esta serie.

¿Usted Cree que podemos conversar con Dios?

El Señor Jesucristo nos enseñó a orar dejando escrita una oración modelo que comienza así:

“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra…” Mateo 6: 9, 10.

Nos comunicamos a través de la oración, Dios está listo a concedernos lo que necesitamos, tenemos el privilegio de pedir sus bendiciones.

 

“Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” Hebreo 4: 16.

La oración es la respiración del alma, necesitamos de ella en todo tiempo; los que oran a Dios diariamente reciben dirección y fuerzas, suplen todas sus necesidades.

 

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” 1. Timoteo 2: 5.

¿Cuáles son  las condiciones para que nuestras oraciones sean respondidas?

 Nuestra oración debe ser ajustada a la voluntad de Dios. En la oración modelo Jesús nos enseñó a decir:

“Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.” Mateo 6: 10.

Al hacer nuestra suplica debemos entender  que Dios sabe lo que es mejor para nosotros. Debemos pedir lo que necesitamos en el nombre de Jesús.

“Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.” Juan 14: 14.

Dios promete escucharnos cuando le buscamos con sincero corazón, como está escrito:

“Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré, y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.” Jeremías 29: 12, 13.

 Algunas personas creen que hay oraciones que no suben ni hasta el techo, pero sí usted desea conocer más de este tema tan importante acompáñenos en esta serie con varios expertos en teología  quienes nos explican cómo buscar a Dios por este bello regalo como es la oración.

(1953)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*