HBOOK007-pequeños800Les escribimos a ustedes acerca de aquello que ya existía desde el principio, de lo que hemos oído y de lo que hemos visto con nuestros propios ojos. Porque lo hemos visto y lo hemos tocado con nuestras manos. Se trata de la Palabra de Vida. 1 Juan 1:1.

¿Serías capaz de identificar el aroma de un ananá, del perfume, del pochoclo o de una rosa? Sin duda que sí. ¿Podrías descubrir esas mismas cosas solamente tocándolas? Con seguridad que sí.

Mirando, oliendo, oyendo, tocando y sintiendo el sabor podemos conocer un poco más a Dios. Él fue tan cuidadoso durante la creación que no se olvidó de hacer partes de nuestro cuerpo que pudieran identificar imágenes, aromas, sonidos, texturas y sabores.

Observando cómo estás usando tus sentidos, otras personas pueden conocer a Jesús. ¿Será que lo que comes u oyes puede ayudar a otros? Claro que sí, ¿de qué manera? Conversa con tus padres y pregúntales.

 Hablemos con Dios

Muchas gracias, Señor por mis ojos, por mis manos, por mis oídos, por mi nariz y por mi boca que me hacen sentir todas las cosas buenas que hiciste para mi. ¡Amén!.

 

Meditaciones Matinales para niños pequeños

Hablemos con Dios

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

(342)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*