Lunes 10 de julio 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | Volviendo a la vida

“El pueblo de Israel es como estos huesos. Andan diciendo: ‘Nuestros huesos están secos; no tenemos ninguna esperanza, estamos perdidos’ (Ezequiel 37:11).

Aunque en ese momento no estábamos saliendo juntos, uno de los días más tristes de mi vida fue cuando Greg decidió dejar de hablarme. Greg le caía mal a quien era mi novio en ese entonces, así que decidió que lo más Inteligente era apartarse de mi vida. Nuestra amistad se terminó, y como yo aún estaba secretamente enamorada de él, lloré su pérdida como si hubiera muerto. De lo que no me di cuenta es de que Greg sabía que aquel novio no me convenía, y estaba simplemente aguardando una segunda oportunidad conmigo. Mientras que yo había perdido la esperanza de volver con Greg, él todavía creía que teníamos posibilidades.
Los cautivos israelitas de los días de Ezequiel habían perdido la esperanza de regresar a su tierra; también habían perdido la esperanza de que Dios pudiera utilizarlos como su pueblo elegido. Llevaban tanto tiempo en cautividad que les parecía que Dios los había abandonado y se sentían como si fueran una pila de cuerpos muertos y huesos secos. Por esa razón, Dios le dio a Ezequiel una visión en la que aparecía un valle con millones de huesos secos. Ezequiel no sabía qué significaba, pero Dios le dijo que hablara a los huesos muertos, y entonces comenzaron a juntarse unos con otros, hueso con hueso, músculo con articulación. Aparecieron tendones y carne, y se cubrieron de piel. Finalmente, recibieron el aliento de vida. Aunque toda esperanza parecía estar perdida para Israel, Dios sabía que aún no había terminado su obra en ellos. Sí, estaban en cautiverio, pero Dios sabía que serían libres en el futuro. Él veía muchas posibilidades en su pueblo y por eso tenía esperanza. Dios tenía planes para ellos.
A veces nosotros somos como esa pila de huesos secos. Nuestra esperanza en Dios ha desaparecido; no sabemos dónde está ni qué es lo que está haciendo en el mundo o en nuestra vida. Y lo de la segunda venida nos parece como un cuento de hadas. Tal vez conoces a alguien para quien parece no haber esperanza; su vida espiritual es como la de una pila de huesos secos. Pues bien, no te rindas, porque Dios ve cosas que tú no puedes ver: en una pila de huesos secos, ve la posibilidad de la vida. Él todavía está trabajando en ti, en tus familiares y en tus amigos, aunque las cosas parezcan no ir bien. MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017
http://devocionmatutina.com
========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(35)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*