Lunes 10 de julio 2017 | Devoción Matutina para Menores | ¿Mal o bien?

“El Señor su Dios […] convirtió su maldición en una bendición para ustedes, porque los ama”( Deut. 23:5).

Mi esposo, Jonathan, tiene que usar a diario dos juegos de anteojos, uno para ver de cerca y otro de lejos. A veces, olvida uno en la casa, y tiene que pasar la jornada en la oficina con mucha dificultad para ver bien. Si dispone de un ratito libre, vuelve a buscarlos.
Hubo en Estados Unidos un presidente llamado Theodore Roosevelt, que vivía con cierta frustración porque era corto de vista. Siempre debía llevar consigo dos pares de lentes: uno para ver de cerca y otro para ver de lejos, igual que mi esposo. Siempre tenía que tomarse la molestia de cambiándoselos., según la necesidad Pero llegaría el día en que se alegraría de sufrir ese problema.
Ese día llegó. Fue un día, en principio, malo, porque atentaron contra él. Le dispararon con un revólver. Herido en el pecho, fue trasladado al hospital, y luego de extraerle el proyectil, el cirujano se lo mostró y le dijo:
-Señor presidente, el tiro iba dirigido a su corazón, pero el estuche de sus anteojos, que llevaba en el bolsillo de su chaleco, desvió el recorrido de la bala y le salvó la vida.
-¡Dios mío! -exclamó el presidente Roosevelt, al oír al médico-. Y yo que creía que era una desgracia tener que cargar siempre con dos pares de lentes…
A veces me pregunto si Dios utilizará la dificultad de visión de mi esposo para una bendición: tal vez, sí. ¿No te preguntas tú si algunas de las cosas malas que te suceden serán para tu bien? Solemos pensar que todo lo malo que nos sucede es motivo justificado para estar lamentándonos y poniendo mala cara, con la boca hacia abajo, como una carita triste. Cuando yo tenía tu edad, mis padres se separaron y yo me puse fatal. Por esos días, mi mamá conoció la Iglesia Adventista y me llevaba con ella. Con el tiempo nos bautizamos, y hoy estoy casada con un pastor, tengo dos hijas y servimos a Jesús. Aquello que fue tan doloroso para mí, con el tiempo me reportó grandes bendiciones. Todo es cuestión de confiar en Jesús y esperar en él, pues él puede cambiar el rumbo de las cosas. Y, con el tiempo, lo hará. Si estás pasándolo mal, espera un poco y confía en tu Padre.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2017
¡SALTA!
Patricia Navarro
Lecturas Devocionales para niños 2017
http://devocionmatutina.com
========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(46)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*