Martes 13 de junio 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | Robaría una señal solo un tonto

“Diviértete, joven, ahora que estás lleno de vida; […] pero recuerda que de todo ello Dios te pedirá cuentas” (Eclesiastés 11:9).

Es difícil explicar qué nos pasó aquel domingo por la tarde. Penny, Leana y yo estábamos aburridas y quejándonos de que no teníamos nada que hacer. Deseando un poco de diversión y de adrenalina, mientras conducíamos por una carretera en obras, a una se le ocurrió la no tan brillante idea de robar algo. Tan pronto como lo dijimos, mis ojos se fijaron en un objetivo: la joya de la corona de toda la calle, una señal con rayas anaranjadas y blancas, y una luz intermitente en la parte superior. ¡Qué belleza! Mientras Penny y Leana llenaron el asiento de atrás con los conos anaranjados que estaban en la carretera, yo cargué mi preciosa señal y, de alguna manera, logramos meterla en el auto. Cuando regresamos a la escuela, orgullosamente la ubiqué en mi habitación para que todos la vieran. ¡Me encantaba! Pero, había un pequeño problema: la luz intermitente nunca se detenía, no podía apagarla. Alguien me dijo que tenía que dejar que se acabara la batería, pero eso podría tomar semanas. Mi preciada posesión comenzó a mantenerme despierta toda la noche. La cubrí con cobijas y chaquetas, pero su implacable luz llenaba toda la habitación con un resplandor naranja. Aquel resplandor parecía decirme: “¡Tonta! ¡Tonta! ¡Tonta!” Estaba comenzando a odiar aquella cosa. Finalmente, un día decidí dejarla en un callejón. Y todavía podía oírla, diciéndome: “¡Tonta! ¡Tonta! ¡Tonta!” a medida que me alejaba. ¡Qué terrible pecado es robar!
Las consecuencias de nuestros actos nos siguen mucho después de haberlos cometido. Salomón nos advierte acerca de esto. Él sugiere que debemos seguir nuestro corazón y disfrutar de la vida lo mejor que podamos pero, de cualquier cosa que decidamos, Dios nos hará responsables. Al principio, el pecado puede parecer divertido pero, al final, te das cuenta de que no vale la pena y, lo que es peor, no puedes huir de sus consecuencias. Aunque intentemos taparlo, seguirá estando ahí, titilando en nuestra cara. Por lo tanto, la mejor manera de evitar ese “¡Tonta! ¡Tonta! ¡Tonta!” en nuestros oídos, ¡es tomando decisiones correctas desde ya! MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017
http://devocionmatutina.com
========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(45)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*