Martes 13 de junio 2017 | Devoción Matutina para Damas | Papel retorcido, lengua retorcida

“La lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!” (Sant. 3:5).

Cuando era niña, mi hermana y yo teníamos que limpiar nuestra habitación. Yo vaciaba nuestra cesta de basura en el cubo más grande del cuarto de baño. Para llegar al baño, tenía que atravesar la sala y la cocina. Un día inolvidable, mientras pasaba frente a la estufa de la cocina, la llama del piloto llamó mi atención. Me detuve, y miré como hipnotizada los destellos de las chispas de color amarillo, en medio de las llamas azules. No había nadie más alrededor, así que, metí la mano en la cesta de basura que estaba sosteniendo y saqué un trozo de papel. Lo retorcí y lo acerqué a la llama. Mi plan era encender la estufa, ya que antes había visto a mi abuela hacerlo muchas veces. Pero el fuego envolvió el papel retorcido en mi mano. Rápidamente lo tiré de nuevo en la cesta, pensando que la llama se extinguiría. Luego vacié la cesta en el cubo del cuarto de baño y regresé a la habitación. Me sentí confiada de haber hecho bien algo que hacía tiempo deseaba hacer. -¡Huele a humo! -gritó mi tío desde otra habitación.
Siguió el olor del humo hasta el fuego, todavía ardiendo en el bote de basura, sofocándolo antes de que causara más daño.
-¿Qué pasó?”, preguntó, señalando las huellas de hollín de la pared.
-Bueno… -dije yo-tuvo que haber sido algún papel retorcido que se pegó por fuera del cubo de basura que estaba vaciando. Tal vez, prendió fuego cuando pasé frente a la estufa.
Nunca se me ocurrió que algo que me hizo sentir tan adulta podría ser tan peligroso. Aunque me salvé del daño físico, mi vergüenza era tan evidente como la mancha de hollín en la pared del baño. Desde entonces, he pensado que una lengua “retorcida” se parece a ese pedazo de papel retorcido. Más de una lengua ha encendido un gran fuego, dañando emociones y carbonizando relaciones irreparables. Aunque sepamos esto muy bien, muchas veces dejamos caer una palabra ardiente sobre una persona en el oído de otra, suponiendo que el fuego se “sofocará” allí. Sin embargo, las llamas voraces dejan “hollín” espiritual en las paredes del corazón, y en las reputaciones. Solo la discreción, la compasión y una lengua santificada pueden sofocar los incendios iniciados por lenguas retorcidas.
Marea I. Ford.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017
VIVIR EN SU AMOR
Carolyn Rathbun Sutton – Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2017
http://devocionmatutina.com

========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(119)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*