Ningún motivo para jactarse, 15 de agosto
Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que
tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos. Isaías 6:5.
Los que experimenten la santificación de que habla la Biblia, manifestarán un espíritu de humildad. Como Moisés, contemplaron
la terrible majestad de la santidad y se dan cuenta de su propia indignidad en contraste con la pureza y la alta perfección del Dios
infinito.
El profeta Daniel fue ejemplo de verdadera santificación. Llenó su larga vida del noble servicio que rindió a su Maestro. Era
un hombre “muy amado”. Daniel 10:11 en [243] el cielo. Sin embargo, en lugar de prevalerse de su pureza y santidad, este profeta tan
honrado de Dios se identificó con los mayores pecadores de Israel cuando intercedió cerca de Dios en favor de su pueblo: “¡No
derramamos nuestros ruegos ante tu rostro a causa de nuestras justicias, sino a causa de tus grandes compasiones!” “Hemos pecado,
hemos obrado impíamente. Daniel 9:18, 15…
Cuando Job oyó la voz del Señor de entre el torbellino, exclamó: “Me aborrezco, y me arrepiento en el polvo y la ceniza”. Job
42:6. Cuando Isaías contempló la gloria del Señor, y oyó a los querubines que clamaban: “¡Santo, santo, santo es Jehová de los
ejércitos!” dijo abrumado: “¡Ay de mí, pues soy perdido!” Isaías 6:3, 5 (VM). Después de haber sido arrebatado hasta el tercer cielo
y haber oído cosas que no le es dado al hombre expresar, Pablo habló de sí mismo como del “más pequeño de todos los santos”. 2
Corintios 12:2-4; Efesios 3:8. Y el amado Juan, el que había descansado en el pecho de Jesús y contemplado su gloria, fue el que
cayó como muerto a los pies del ángel. Apocalipsis 1:17.
No puede haber glorificación de sí mismo, ni arrogantes pretensiones de estar libres de pecado por parte de los que andan a
la sombra de la cruz del Calvario. Harta cuenta se dan de que fueron sus pecados los que causaron la agonía del Hijo de Dios y
destrozaron su corazón; y este pensamiento les inspira profunda humildad. Los que viven más cerca de Jesús son también los que
mejor ven la fragilidad y culpabilidad de la humanidad, y su sola esperanza se cifra en los méritos de un Salvador crucificado y
resucitado.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 524, 525.
240

(243)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Videos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*