HBOOK007-pequeños800

Por fe, Abel ofreció a Dios un sacrificio mejor que el que ofreció Caín. Hebreos 11:4.

Hace muchísimo tiempo, Dios indicó a las personas cómo debían adorarlo. Al principio, tenían que realizar el sacrificio de un animal. Los primeros hermanos que existieron se llamaron Caín y Abel. Un día, ellos le ofrecieron algo a Dios. Caín ofreció frutas, y Abel, un cordero. Actualmente, ya no le ofrecemos animales a Dios. ¿Y qué es lo que tú haces, entonces, para adorar a Dios? Vas a la iglesia, cantas, estudias las historias bíblicas y oras.

Dios aceptó el presente de Abel, pero rechazó el de Caín. ¿Será que a Dios no le gustaron fas frutas que Caín escogió?

No, no era nada de eso. Adorar a Dios no significa solamente ofrecerle algo. Es dar lo que Dios nos ha pedido. Quien no lo hace, está desobedeciendo, y cuando no obedecemos a Dios, tenemos problemas. Las frutas de Caín eran las mejores, pero lo que Dios esperaba de él era su obediencia. ¿Has hecho tu mejor esfuerzo para obedecer a Dios correctamente?

Hablemos con Dios

Mi Dios, muéstrame cómo obedecer y adorarte de la mejor manera posible. ¡Amén!

Meditaciones Matinales para niños pequeños

Hablemos con Dios

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

(575)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*