Domingo 16 de julio 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | Los hombres lobo sí existen

“En ese mismo instante se cumplió la sentencia anunciada, y Nabucodonosor fue separado de la gente; comió hierba, como los bueyes, y el rocío empapó su cuerpo, hasta que el pelo y las uñas le crecieron como si fueran plumas y garras de águila” (Daniel 4:33).

La mujer comenzó a arañar la cama y a gruñirle a su esposo quien, de un salto, intentó ponerse a salvo. Ella llevaba días diciendo que no se sentía bien, que había algo en el espejo que le daba miedo, y ahora parecía un animal salvaje, arañando y rugiendo. Su esposo intentó tranquilizarla, pero no lo consiguió. Ella seguía corriendo por el cuarto con frenesí hasta que, finalmente, se detuvo delante del espejo y vio la cara de un lobo, con el hocico abierto y los colmillos fuera. La mujer, de solo 49 años, no tenía historial de enfermedades y hacía apenas dos días estaba completamente sana. Sin embargo, ahora estaba convencida de que era una loba y que necesitaba deambular por las montañas en busca de carne. El término psiquiátrico para esta enfermedad es licantropía. Se considera que esta es una forma grave de esquizofrenia y hay gente que la padece.
El relato de Nabucodonosor tiene muchas cosas en común con esta enfermedad. En tablas antiguas encontradas en 1975 se habla de la enfermedad que afectó a Nabucodonosor. Se dice que, de pronto, no se le podía entender nada, no reconocía a su esposa ni a sus hijos y se había recluido sodalmente. Parece que su enfermedad duró bastante y que sus consejeros tuvieron que gobernar mientras él estuvo enfermo. Parece una película de terror, si no fuera porque se basa en un sueño profético que Dios le había dado al propio Nabucodonosor, para avisarle del futuro que le esperaba. Por supuesto, Daniel fue el que tuvo que explicarle el significado de aquel sueño.
El resultado final del “brote de licantropía” de Nabucodonosor fue positivo. Tras siete años enfermo, recobró la cordura, tal como había adelantado la profecía. Miró al cielo y se dio cuenta de dónde encajaba él en el gran esquema del universo. Dios había estado obrando en Nabucodonosor durante años, pero fue de ese modo que se produjo su conversión. Sabemos que se convirtió porque la misma Biblia dice que bendijo al Dios altísimo y lo alabó (ver Dan. 4:34).
Espero que no haga falta algo tan drástico como un brote de licantropía para que Dios logre captar nuestra atención. Él está intentando llegar a nosotros, ¿escucharemos qué es lo que tiene para decirnos?
GH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017
http://devocionmatutina.com
========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(26)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*