Sábado 16 de septiembre 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | La ofensa más irónica de la Biblia

“Comenzaron a escupirlo, y a taparle los ojos y golpearlo, diciéndole: ‘¡Adivina quién te pegó!’ Y los guardianes del Templo le pegaron en la cara” (Marcos 14:65).

Jeff es el mejor amigo de mi esposo y el favor más grande que le ha hecho fue aquella noche que vino a mi departamento. Estando de gira con su banda, Jeff vino a verme después de un concierto y empezamos a hablar del que era mi novio entonces. Las cosas no nos iban bien y, cuanto más le contaba a Jeff, más me convencía él de que dejara a aquel muchacho. La táctica que utilizó fue muy inteligente: comparaba a mi novio con Greg. Cuando le contaba que se pasaba el fin de semana en bares, Jeff me decía que debía estar con alguien como Greg, que no bebía. Cuando le contaba que mi novio bailaba con otras, Jeff insistía en que necesitaba a alguien leal como Greg, que ni siquiera sabía bailar. No Greg en concreto, sino “alguien como” Greg. Pero esa sugerencia fue suficiente para convencerme, porque Jeff sabía algo que yo aún desconocía: que realmente a quien yo quería era a Greg. Esa noche Jeff me conocía mejor de lo que yo me conocía a mí misma.
La noche del juicio de Jesús sucedió algo interesante. Los soldados lo llevaron afuera, lo escupieron, lo golpearon y se burlaron de él. Cuando lo tentaron a adivinar quién lo había golpeado, se estaban riendo de él. Pero lo que ellos no sabían es que abajo, en el patio, en ese preciso instante, una profecía de Jesús se estaba cumpliendo. Pedro lo estaba traicionando, tal como Jesús había predicho. Mientras hablaban, se estaba cumpliendo exactamente lo que le habían pedido, una profecía, y Jesús lo sabía. Mientras Pedro seguía soltando maldiciones y negándolo, Jesús lo miró desde arriba. En ese momento, a Pedro se le partió el corazón. Él, que le había jurado lealtad eterna, se dio cuenta de que Jesús siempre había sabido que lo traicionaría.
¡Jesús nos conoce mejor que nosotros mismos! Él sabe lo que realmente queremos, incluso cuando pensamos que queremos otra cosa. Sabe lo que vamos a hacer, incluso cuando insistimos en que nunca lo haremos. Conoce nuestros pensamientos, de lo que somos capaces y de qué modo nos vamos a comportar y… a pesar de todo, nos ama. Para conocerte mejor a ti mismo, acude a Jesús, escucha sus pautas y sigue su consejo, porque él es quien mejor te conoce.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

(29)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*