Sábado 17 de junio 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | Tienes un llamado

“Entonces oí la voz del Señor, que decía:
‘¿A quién voy a enviar? ¿Quién será nuestro mensajero?’ Yo respondí: ‘Aquí estoy yo, envíame a mí'”
(Isaías 6:8),

Mi llamado en la secundarla fue limpiar jaulas de animales; cientos de jaulas de perros, gatos, ratas, conejos, tortugas, serpientes, lagartijas, peces, aves… Esta no parecía una tarea muy Importante, pero puedo asegurarte que los animales que vivían en aquellas jaulas estaban felices. SI tienes que dormir, después de una semana, en tu propio desorden y suciedad, puedes creerme que estarías muy agradecido de que alguien limpiara tu jaula regularmente. Y no solo trabajaba para una veterinaria, yo quería ser veterinaria y mis padres me apoyaron en ese sueño. Me permitieron comprar y llevar a casa cuarenta y cinco mascotas. No estoy exagerando. Mi primer trabajo fue cuidar de ellas. Recuerdo que, en los últimos años de mi adolescencia, mientras mis amigos estaban en casa en sus cálidas habitaciones, haciendo las tareas como muchachos normales, yo estaba en el patio, de noche, fregando pequeñas cajas y llenándolas con virutas de madera. Los fines de semana, en la veterinaria, me gustaba barrer y fregar popó de perro y vómito de gato. Como podrás imaginar, era un trabajo en el que no tenía mucha competencia; no era muy popular.
El profeta Isaías tampoco tuvo un llamado muy popular. Ser profeta era como ser vendedor o cocinero de hamburguesas hoy: ¡algo que nadie quería ser! Era una labor difícil. ¿Quién querría estar hablando constantemente de todas las cosas malas que iban a suceder? Cuando el Señor llama a Isaías para esa tarea, me sorprende mucho lo que sucede. Dios le dice que necesita a alguien y, frente a la oferta de trabajo indeseado, él responde así: “Aquí estoy yo, envíame a mí”. ¿Por qué querría ese trabajo?
Todo lo que puedo suponer es que tenía algo que ver con estar en la presencia de Dios. A veces, el llamado a trabajar para Dios suena como muy aburrido, pero quizá no lo parezca tan así cuando estás en su presencia, cuando pasas mucho tiempo con él. Quizá haya algo sobre él que te haga querer ir. Si te cuesta dejar tu vida en las manos de Dios y pasar tiempo con él, recuerda que él te está llamando a ti también. Él todavía llama a las personas hoy con un propósito. Responde a su llamado, diciendo: “Aquí estoy yo, envíame a mí”.
MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017
http://devocionmatutina.com
========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(30)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*