Domingo 17 de septiembre 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | No más mentiras

“Yo también (…) lo he investigado todo con cuidado desde el principio, y me ha parecido conveniente escribirte estas cosas ordenadamente, para que conozcas bien la verdad de lo que te han enseñado” (Lucas 1:3,4).

Lo esperé en la oscuridad de la noche, obligándome a permanecer despierta. Esta vez tenía que verlo. Tras esperar lo que me parecieron horas, la puerta chirrió ligeramente y entreabrí los ojos para distinguir las sombras. ¿Era realmente un ratón? Mi madre trabajaba en la consulta de un dentista y nos había hecho creer en el ratoncito Pérez. Yo diría que era como una persona y, a medida que se acercaba, vi que llevaba el mismo peinado que mi madre. ¡¡Era mi madre!! Qué extraño que el ratoncito Pérez se pareciera tanto a mamá, ¿no? Todo aquel tiempo, todos aquellos años, creyendo en el ratoncito Pérez, que tan amablemente nos dejaba dinero debajo de la almohada a cambio de los dientes que se me caían. Había vivido engañada; realmente creía que existía.
En el momento en que se escribió el Evangelio de Lucas, muchos estaban empezando a preguntarse si lo que se contaba de Jesús era cierto o puro cuento. La gente quería pruebas, querían tener la certeza de que podían confiar sus vidas a Jesús. Este es el motivo por el cual Lucas dijo haber escrito: para que tengamos la certeza de que lo que nos han enseñado es cierto. Lucas, un griego sumamente culto, escribió la historia más completa y ordenada de la vida de Jesús. Incluyó anécdotas y relatos que los demás evangelios no cuentan. Al igual que un buen periodista, Lucas hizo sus tareas, contrastando sus fuentes con testigos presenciales y tratando de lograr la mejor narración posible.
A muchos nos ha enseñado desde muy temprana edad acerca de Jesús, del cristianismo e incluso del adventismo. Algunos ni siquiera recordamos cuándo dijimos el nombre de Jesús por primera vez o cuándo recibimos nuestra primera tarjeta con un versículo de memoria en la Escuela Sabática. No obstante, llega un momento en la vida de todos los que hemos sido educados en la religión en el cual debemos decidir por nosotros mismos. ¿Vamos a creer las historias, las doctrinas y los caminos de la Iglesia? ¿O elegiremos un camino diferente? Si has llegado a este punto en tu vida, el libro de Lucas te ofrece una oportunidad única: la de consolidar tu creencia en lo que te han enseñado.
MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

(48)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*