Sábado 19 de agosto 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | Mírate a ti mismo

“¿Por qué te pones a mirar la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no te fijas en el tronco que tú tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero el tronco de tu propio ojo, y asi podrás ver bien para sacar la astilla que tiene tu hermano en el suyo” (Mateo 7:3, 5).

Ocultas en un estante alto y polvoriento de mi habitación hay un par de gafas de sol que me gustaría no tener. MI corazón se entristece cada vez que las veo, así que trato de esconderlas de mí misma. Pero no puedo, porque sé que son mías. Aún puedo ver la cara de la muchacha que me pidió que se las prestara. Yo era su maestra y, en su cultura, la palabra “préstamo” era otra manera de decir que las quería conservar para siempre. Como eran muy bonitas, ¡le dije con firmeza que no! Pero ella volvió a pedírmelas y se molestó con mis negativas. Yo estaba enojada porque sabía que ella, astutamente, estaba recurriendo a mi compasión. ¡Cómo se atrevía a manipularme!
Al día siguiente, en la iglesia, entró su hermana mayor con la cabeza gacha. Llevaba una gorra de béisbol que le llegaba hasta los ojos. Se sentó en silencio en un rincón de la parte de atrás, sin levantar la cabeza. Solo una vez, cuando intentó hacerlo, lo vi: un ojo morado e hinchado. Resulta que la habían golpeado el día anterior y su hermana había venido a mí, su maestra de confianza, a pedirme unas gafas de sol para que no tuviera que pasar vergüenza. ¡Cómo metí la pata!
¡Qué fácil es juzgar! ¿Te justificas a ti mismo cuando señalas los defectos de otro? Si es así, mírate a ti mismo. Eso es lo que dice el versículo de hoy. ¿Cuándo fue la última vez que te detuviste a pensar en lo molestos que son tus hábitos y que los demás tienen que aguantarlos día tras día? Es fácil olvidar que nosotros mismos tenemos defectos cuando son los defectos de los demás los que nos molestan; pero, no debemos olvidarlo. Además, es difícil saber cuándo alguien está sufriendo de verdad. Tal vez juzgamos con dureza cuando, en realidad, la persona a la que juzgamos tiene problemas.
¿Por qué no analizas “los troncos” que hay en tu vida? Pídele a Jesús que te los muestre. La próxima vez que te sientas tentado a juzgar, recuerda que tú tienes suficientes problemas por los cuales preocuparte.
MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

(31)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*