Obra misionera en domingo, 19 de junio
Que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y
doctrina. 2 Timoteo 4:2.
Desafiar las leyes dominicales no haría más que fortalecer el espíritu perseguidor de los fanáticos que se esfuerzan por hacerlas
ejecutar. No les deis ocasión de llamaros violadores de las leyes. Si no les dejáis otra tarea que la de refrenar a hombres que no
temen a Dios ni al hombre, dicha tarea no tardará en perder su novedad para ellos, y verán que no les resulta lógico ni conveniente
ser estrictos en lo que concierne a la observancia del domingo. Proseguid vuestro trabajo misionero, con la Biblia en la mano, y el
enemigo caerá en la cuenta de que derrotó su propia causa. No se recibe la marca de la bestia por manifestar prudencia al conservar
la paz absteniéndose de un trabajo que resulta ofensivo y consagrándose a una obra de las más importantes.
Consagrar el domingo al trabajo misionero es arrancar el látigo de las manos de los fanáticos arbitrarios, cuyo placer sería
humillar a los adventistas del séptimo día…
El domingo puede dedicarse a diversas actividades que lograrán mucho resultado para Dios. Pueden celebrarse reuniones al aire
libre y en [184] las casas particulares. Puede trabajarse de casa en casa. Los que escriben pueden, en aquel día, redactar artículos para los
periódicos. Cuando sea posible, se celebrarán reuniones religiosas, y se las hará intensamente interesantes. Hablad con fuerza y
seguridad del amor del Salvador, y cantad verdaderos himnos de despertamiento religioso. Hablad de la temperancia y de la vida
religiosa genuina… alcanzaréis a muchas almas…
La ley relativa a la observancia del primer día de la semana proviene de una cristiandad apóstata. El domingo es una hechura del
papado, exaltada… por encima del santo día de reposo de Jehová. En ningún caso deben rendirle homenaje los hijos de Dios. Pero
quiero que entiendan que no es hacer la voluntad de Dios desafiar la oposición, cuando él desea que la evitemos.—Joyas de los
Testimonios 3:395-397.
En este tiempo debe manifestarse en la vida del profeso pueblo de Dios un testimonio vivo, a fin de que el mundo pueda ver
que en estos tiempos en que el mal reina por todos lados, hay todavía un pueblo que pone a un lado su voluntad y procura hacer la
de Dios, un pueblo en cuyo corazón y vida está escrita la ley divina.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos acerca de la
Educación Cristiana, 305, 306.
180

(327)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Videos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*