Sale el sol, se oculta el sol, y vuelve pronto a su lugar para volver a salir. Eclesiastés 1:5.

Aquel que ya jugó en la arena de la playa, tal vez ya haya pasado por la misma situación de mis dos amiguitas. Ellas construyeron un hermoso castillo. Habían trabajado mucho para transportar toda la arena y formar las torres con los
baldes, alisándola con las palas. De repente, una ola más fuerte llegó hasta el lugar donde estaba el castillo, y todo se
derrumbó en un Instante.
Las personas que estaban alrededor de ellas imaginaron que las amigas irían a llorar o quejarse; pero, muy por el contrario de eso, tuvieron la reacción más inesperada: se rieron. Rápidamente, comenzaron la construcción de un nuevo castillo.
Cuando alguna cosa que haces no sale bien, procura no llorar ni quejarte.
Usa tu fuerza para intentar de nuevo, esmerándote aún más.

Hablemos con Dios
Señor, si sucediera alguna cosa que me desanimara hoy, ayúdame a recordar que puedo comenzar de nuevo. ¡Amén!

(287)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*