Domingo 2 de diciembre 2018 | Devoción Matutina para Adolescentes | En los altibajos de tu vida…

«Altísimo Señor. ¡qué bueno es darte gracias y cantar himnos en tu honor!» (Salmo 92: 1).

Hace poco, mi mamá me hizo llegar una caja repleta de mis dibujos y trabajos escolares. Entre aquellos papeles, había una hoja fotocopiada que se titulaba: «Los altibajos de la vida». Las instrucciones eran: «Escribe tres cosas que te hagan sentir mejor cuando estás triste». Mi lista decía: «Cantar». «Orar» y, la principal,«¡Comer helado!».
Después de haber pasado gran parte de mi vida adulta intentando dejar de comer tantos dulces, al mirar esa hoja comprendí cuánto tiempo llevaba yo recurriendo al helado para sentirme mejor. Cuando vi la fecha garabateada a creyón en aquel trabajo escolar, entendí que el helado ha sido mi mayor solucionador de problemas desde los días de los pantalones de campana y el cabello con fijador, cuando Ronald Reagan era el presidente de los Estados Unidos. Ahora, obviamente, soy la primera en admitir que el helado no es la mejor solución en los momentos difíciles, pero sí puedo asegurar que orar y cantar funcionan. Y aun después de muchos años lo mantengo. De hecho, la Biblia nos da un consejo similar para esas etapas complicadas de la vida.
David, el compositor o salmista, recurría a la oración y la alabanza para apartar su mente de los problemas y enfocarla en Dios. Pablo y Silas, seguidores de Jesús, confiaron en la oración y la alabanza en vez de preocuparse y quejarse, incluso estando en prisión. Hechos 16: 25-26 dice: «A eso de la medianoche, mientras Pablo y Silas oraban y cantaban himnos a Dios, y los otros presos estaban escuchando, vino de repente un temblor tan fuerte que sacudió los cimientos de la cárcel. En el mismo momento se abrieron todas las puertas, y a todos los presos se les soltaron las cadenas». ¡Si este no es un buen motivo para orar y cantar, no sé cuál podría serlo!
Cuando enfrentes tiempos difíciles, te recomiendo que hagas lo que hicieron los héroes de la Biblia: orar y cantar. Porque, pensándolo bien, comer helado probablemente no es la mejor manera de solucionar problemas, a pesar de que me parecía una gran ¡dea cuando tenía seis años.

Ponlo en práctica: Cuando enfrentes tiempos difíciles, trata de orar y cantar. Cuéntale a Dios en oración tus preocupaciones, y luego escucha o canta algunas de tus alabanzas favoritas.

Ponlo en oración: Entrega tu vida a Dios en oración, y recuerda que puedes orar o cantar oraciones. Muchos de los grandes himnos y canciones de alabanza son oraciones con música.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018
¿Y ENTONCES…?
Heather Quintana
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

(0)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*