Miércoles 21 de junio 2017 | Devoción Matutina para Jóvenes | La revancha de Mc Cormick

“Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán” (Salmo 126:5).

Había una vez un joven que tenía ideas novedosas acerca de cómo cosechar los campos de trigo. Su nombre era Cyrus Mc Cormick (1809-1884). Desde niño, cuando trabajaba en la cosecha del campo que tenía su familia, notó que era mucho mejor realizar ese trabajo con máquinas, para aliviar la dureza de semejantes labores y hacer las tareas de forma más eficiente.
Así, en su adolescencia, Cyrus diseñó y patentó aparatos que de una forma u otra reducían la carga de trabajo para los peones y los esclavos. Ninguna de esas invenciones tuvo éxito. Al parecer, no estaba “cosechando” en su vida el esfuerzo y el trabajo “sembrados”, justamente, en procura de realizar una máquina cosechadora.
El día histórico fue el 21 de junio 1831, cuando Cyrus Mc Cormick terminó el invento que lo catapultó a liderar un emporio industrial de este tipo de maquinarias, que revolucionó la agricultura en el siglo XIX: la segadora automática. A este logro, le siguieron otros, como la engavilladora.
Es cierto que Mc Cormick se basó sobre inventos previos de otras personas, pero su aporte y mérito estuvo en la integración de todos esos conceptos, en la obtención de las patentes respectivas y, finalmente, en la fabricación de la maquinaria, hasta hacerla comercial. Mc Cormick sembró: soñó, se preparó, estudió, comparó, integró, no se desanimó y… un día, cosechó.
Ya lo dicen los versos de Manuel Sandoval:
“Lo que no logres hoy, quizá mañana/ lo lograrás, no es tiempo todavía;/ nunca en el breve término de un día/ madura el fruto, ni la espiga grana./ No son jamás, en la labor humana,/ vano el afán e inútil la porfía; /el que con fe y valor lucha y confía/ los mayores obstáculos allana./ Trabaja y persevera que, en el mundo,/ nada existe rebelde ni infecundo,/ para el poder de Dios y de la idea./ Hasta la estéril y deforme roca/ es manantial cuando Moisés la toca/ y estatua cuando Fidias la golpea”.
Hoy puede ser un día histórico. Ocúpate en sembrar. Olvídate de la recompensa: ella vendrá sola.
“Aquel que ha asignado ‘a cada cual su obra’, conforme a su capacidad, no dejará pasar el fiel cumplimiento del deber sin recompensa. Cada acto de lealtad y fe será coronado con muestras del favor y aprobación de Dios. A todo obrero le es dada la promesa: ‘Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; mas volverá con regocijo, trayendo sus gavillas’ (Sal. 126:5,6)” (Elena de White, Testimonios para la iglesia, t. 5, p. 373). PA

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2017
UN DÍA HISTÓRICO
Pablo Ale – Marcos Blanco
Lecturas devocionales para Jóvenes 2017
http://devocionmatutina.com
========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(108)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*