Viernes 22 de septiembre 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | El nerd finalmente consigue a la chica

“Jesús subió a un cerro a orar, acompañado de Pedro, Santiago y Juan. Mientras oraba, el aspecto de su cara cambió, y su ropa se volvió muy blanca y brillante” (Lucas 9:28, 29).

Un estudiante universitario es capaz de hacer cualquier cosa por veinte dólares, así que cuando la Asociación de Estudiantes declaró un Día del Nerd oficial, con un premio de ¡cincuenta dólares! para el ganador, supe que mis preocupaciones financieras se iban a reducir. Me puse unos pantalones a cuadros de cintura alta, medias de rombos desparejadas (una rosa y otra verde), tirantes de color rojo sobre una camisa abotonada hasta arriba, guardé mi calculadora y los bolígrafos en un maletín, me puse unos lentes grandes y feos, el pelo engominado por un lado y liso por el otro (para ir a la moda), y un gran cartel pegado en la espalda que decía: “Dame una patada”. Finalmente, con un teclado de computadora bajo el brazo, fui de clase en clase con los ojos entreabiertos. Cuando entré a mi aula arrastrando los pies, Melissa, que por supuesto aún no era mi esposa, observó mi transformación en estado de shock y decidió al instante que nadie debia verla conmigo aquel día. Incluso se negó a mirarme hasta que volví a la “normalidad” tras la última votación. La ironía es que, cuando gané el premio de cincuenta dólares, tuvimos una cita.
Los discípulos sintieron el mismo tipo de shock cuando subieron al monte con Jesús. Pensaban que iban allí para orar, pero Lucas dice que Jesús se transformó: su rostro cambió de repente y su ropa relucía. Es que lo que creían que era la apariencia “normal” de Jesús era, en realidad, un disfraz para enmascarar su imagen celestial. Pedro, Juan y Santiago se estremecieron de miedo. De una nube salió una voz que dijo: “Este es mi Hijo, escúchenlo” (Luc. 9:35). Ellos se cubrieron la cabeza y temblaron. A veces, nos olvidamos de que Jesús no es solo la imagen sonriente que vemos en algún libro o un cuadro colgado en la pared; también es el Dios que creó la Tierra de la nada y que sacudió el monte Sinaí con fuego y relámpagos. Él es divino y humano al mismo tiempo, lo que le permite crear una conexión única con cada uno de nosotros. Este Dios-hombre es, a la vez, fuerte y compasivo; tanto como para suplir lo que puedas necesitar hoy, y más.
GH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

(28)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*