HBOOK007-pequeños800Por la fe, Abraham, cuando Dios lo llamó, obedeció y salió para ir al lugar que él le iba a dar como herencia. Hebreos 11:8.

Abraham era un hombre que tenía mucha fe. Un día, Dios le propuso que saliera de su tierra de origen y le hizo tres promesas.

Primero, Abraham recibiría una gran porción de tierra; segundo, él tendría una gran familia; y tercero, gracias a él, las personas de todo el mundo serían bendecidas. Eran tres promesas maravillosas, que solamente Dios podría cumplir.

¿Tú confiarías en Dios si fueses Abraham? Él confió. Y, mucho más que eso, Abraham fue conocido como el amigo de Dios.

Tú también puedes ser amigo de Dios. Las personas se hacen amigas de alguien cuando hablan y se hacen compañía en silencio. Si cultivas tu amistad con Dios, te vas a sentir muy tranquilo, confiarás en él y sabrás que él cumple lo que promete..

Hablemos con Dios

Señor Dios, enséñame a desarrollar tanta fe como tuvo Abraham. Muchas gracias por cumplir tus promesas. Yo también quiero cumplir las mías. ¡Amén!

 

Meditaciones Matinales para niños pequeños

Hablemos con Dios

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

(516)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*