Importancia y gloria del sábado, 25 de agosto
Yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo
ha hablado. Isaías 58:14.
El sábado pasamos un día magnífico, glorioso… que hizo que nos regocijáramos y glorificáramos a Dios por su extraordinaria
bondad hacia nosotros… Fui arrebatada en visión…
Vi que percibíamos y comprendíamos escasamente la importancia del sábado… Vi que no sabíamos qué significaba subir sobre
las alturas de la tierra y ser alimentados con la heredad de Jacob. Pero cuando desciendan de la presencia del Señor la refrescante
lluvia tardía y la gloria de su poder, sí sabremos qué significa comer de la heredad de Jacob y estar sobre las alturas de la tierra.
Entonces apreciaremos mejor la importancia y la gloria que tiene el sábado. Pero no lo veremos en toda su gloria hasta que se
establezca el pacto de paz con nosotros al llamado de la voz de Dios, hasta que las puertas de perlas de la Nueva Jerusalén se abran
de par en par y giren sobre sus resplandecientes goznes, y se perciba la bella y jubilosa voz del amante Jesús—más dulce que toda
música que jamás haya llegado [253] a oídos humanos—invitándonos a entrar. [Vi] que teníamos absoluto derecho de entrar en la ciudad
porque habíamos guardado los mandamientos de Dios, y el cielo, el hermoso cielo es nuestro hogar.—Carta 33, 1851.
Vi en ellas [en las tablas] los Diez Mandamientos escritos por el dedo de Dios. En una tabla había cuatro, y en la otra seis. Los
cuatro de la primera brillaban más que los otros seis. Pero el cuarto, el mandamiento del sábado, brillaba más que todos, porque el
sábado fue puesto aparte para que se lo guardase en honor del santo nombre de Dios. El santo sábado resplandecía, rodeado de un
nimbo de gloria. Vi que el mandamiento del sábado no estaba clavado en la cruz, pues de haberlo estado, también lo hubieran estado
los otros nueve, y tendríamos libertad para violarlos todos, así como el cuarto… Vi que el santo sábado es, y será, el muro separador
entre el verdadero Israel de Dios y los incrédulos, así como la institución más adecuada para unir los corazones de los queridos y
esperanzados santos de Dios.—Primeros Escritos, 32, 33.
250

(268)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Videos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*