Desde el corazon

Porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. Mateo 7:29.

Revestido del manto de la humanidad, el Hijo de Dios descendió al nivel de los que deseaba salvar. En él no había ni engaño ni pecado; siempre fue puro e incontaminado. Sin embargo, tomó sobre sí nuestra naturaleza pecaminosa. Al revestir su divinidad de humanidad, para poder relacionarse con la humanidad caída, trató de recuperar para el hombre lo que Adán había perdido como consecuencia de la desobediencia tanto para sí mismo como para el mundo. En su propio carácter exhibió ante el mundo el carácter de Dios; no se satisfizo a sí mismo, sino que fue por ahí haciendo el bien. Toda su historia, durante más de treinta años, fue de una benevolencia pura y desinteresada. ¿Nos asombra que aquellos que lo escucharon quedaran maravillados por sus enseñanzas? “Enseñaba como uno que tiene autoridad, y no como los escribas”. Las enseñanzas de los escribas y los fariseos eran una repetición continua de fábulas y tradiciones infantiles. Sus opiniones y ceremonias se basaban en la autoridad de máximas antiguas y dichos de los rabinos que eran frivolos e inútiles. Cristo no abundaba en refranes débiles e insípidos, y en teorías humanas. Se dirigía a sus oyentes como uno que poseía una autoridad superior; les presentaba temas pertinentes, y sus apelaciones llevaban convicción a sus corazones. La opinión de todos, expresada por muchos que no pudieron guardar silencio, fue: “Ningún hombre ha hablado como éste”.

La Biblia enseña la voluntad total de Dios concerniente a nosotros… La enseñanza de esta Palabra es precisamente lo que necesitamos en toda circunstancia en que podamos ser colocados. Es una regla suficiente de fe y práctica, porque es la voz de Dios que habla al alma, dándoles a los miembros de su familia indicaciones sobre cómo guardar el corazón diligentemente. Si se estudia esta Palabra no leyéndola meramente sino estudiándola, nos brindará una abundancia de conocimiento que nos permitirá mejorar toda dotación de parte de Dios… Todos los que vienen a la Palabra de Dios en busca de conducción, con mentes humildes e inquisitivas, determinados a conocer los términos de la salvación, entenderán lo que dice la Escritura… Necesitamos humillar el corazón, y con sinceridad y reverencia escudriñar la Palabra de vida, porque solo los que tienen una mente humilde y contrita podrán ver la luz… El Señor habla al corazón que se humilla a sí mismo ante él -Review and Herald, 22 de agosto de 1907; parcialmente en Comentario bíblico adventista, t. 7A, p. 450.

Meditaciones Matinales para Adultos 2013

DESDE EL CORAZÓN

Por: Elena G. de White

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

(361)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*