Miércoles 26 de julio 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | Disfrutar el momento

“¡Ay de los que llevan una vida fácil en Sion! ¡Ay de los que viven confiados en Samarla, los jefes de la nación más Importante, a quienes recurren los israelitas!” (Amos 6:1).

La mantequilla de maní es probablemente el peor alimento que se puede elegir para una batalla. Lo digo por experiencia, recordando la noche en que mis padres le pidieron a mi primo Miki que nos cuidara a mí y a mis tres hermanos. Los cinco decidimos hacer una batalla de comida. No recuerdo bien de quién fue la brillante idea de elegir la mantequilla de maní, pero te puedo asegurar que fue divertidísimo meter los dedos en el pote y arrojarla por todas partes. Me gustó especialmente el sonido que hacía la mantequilla cuando se estampaba contra las paredes, el piso, las mesas y los muebles. Ninguno estaba pensando en las consecuencias, en qué pasaría después de la fiesta, hasta que mamá llamó y dijo que estaban de camino. ¿Alguna vez has intentado limpiar mantequilla de maní de la alfombra? Entonces, ya sabes que no es fácil. Lo peor fue descubrir que se había quedado mantequilla pegada a mi arpa de madera. A veces todavía hoy, cuando la toco, me parece que huele a mantequilla de maní.
Cuando uno se lo está pasando bien, no quiere pensar en las consecuencias, en si tendrá que limpiar después el desastre que ha hecho con su vida. Simplemente, uno quiere pasárselo bien y disfrutar del momento. Así era la gente que vivía en los tiempos de Amos: disfrutaban de paz, prosperidad y salud cuando ese loco pastor de ovejas convertido en profeta les dijo que la destrucción y el juicio se avecinaban. Condenó a los que se hacían ricos u obtenían poder a costa de los demás, y defendió la justicia social. Sin embargo, la gente no quería pensar en nada de eso. ¿Juicio? ¿Justicia social? Ellos simplemente querían pasarla bien, vivir el día a día. Lamentablemente, esa actitud los condujo a la muerte, a la desesperación y al exilio.
Es peligroso pensar solo en el día de hoy. Aunque es cierto que la adolescencia es la mejor etapa de la vida, también es cierto que en ella hay que tomar decisiones cuyas consecuencias te acompañarán para siempre. Asi que está bien, vive al tope, disfruta el día a día, pero hazlo de tal manera que honres a Dios, a ti mismo y a los demás. Así no tendrás que limpiar ningún desastre en el futuro.
MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

Home


========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(45)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*