Lunes 26 de junio 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | El profeta que lloró cuarenta años

“El Señor […] me dijo: ‘Antes de darte la vida, ya te había yo escogido: antes de que nacieras, ya te había yo apartado; te había destinado a ser profeta de las naciones’. Yo contesté: ‘¡Ay, Señor! ¡Yo soy muy joven y no sé hablar!'” (Jeremías 1:4-6).

En cada partido de fútbol, baloncesto o béisbol hay algo que cautiva al público: ¿quién ganará? De hecho, lo que te mantiene viendo un partido es querer saber cómo quedará el marcador final, y esperas que tu equipo gane. Pero ¿qué pasaría si, desde el comienzo del juego, supieras que vas a perder? No importa lo duro que practicaste ni el talento que tienes, sabes que vas a perder. ¿Quién quiere continuar jugando si sabe que está condenado al fracaso?
Bueno, esta era exactamente la situación en la que estaba Jeremías después de que Dios lo llamó a ser profeta, cuarenta años antes de permitir la destrucción de Jerusalén a manos del Imperio Babilónico. Jeremías había nacido en el seno de una familia de sacerdotes y vivía en las afueras de la ciudad de Jerusalén. La primera parte de su vida fue feliz; pero, cuando Dios lo llamó para hablar a la nación como profeta, se sumergió en la duda y el miedo. “¡Ay, Señor! ¡Yo soy muy joven y no sé hablar!”, se quejó, con la esperanza de que Dios hubiera cometido un error. Sin embargo, no era así; y durante los siguientes cuarenta años, Jeremías pasó por luchas, dolor y rechazo, por lo que fue conocido como “el profeta llorón”. Esto no significaba que él fuera un flojo. Un hombre de menor talla se habría dado por vencido mucho antes; y él incluso pudo evadir la muerte a manos de Nabuco- donosor cuando Jerusalén fue destruida. Lo que hace que me interese en Jeremías es que, a pesar de todas las dificultades que afrontó, su mensaje era que tenemos que entrar en una relación viva con Dios, no en un mero culto ceremonial. También dijo que Dios quiere relacionarse con nosotros donde estamos en este momento. Quiere que lo obedezcamos, pero no como si fuéramos robots.
Jeremías vivió en un momento en el que Dios estaba disciplinando a su pueblo; por lo tanto, su mensaje no fue muy extenso, sino al punto: decía las cosas como eran. Nos dio una perspectiva de Dios. A veces estamos tentados a pensar que Dios es un ser distante y que no se preocupa por nosotros, pero la historia de Jeremías muestra todo lo contrario.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017
http://devocionmatutina.com
========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(44)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*