Domingo 27 de agosto 2017 | Devoción Matutina para Menores | Un láser contra el pecado

“Has destruido a los malvados, ¡has borrado su recuerdo para siempre!” (Sal. 9:5).

¿Te gustan los tatuajes? Están de moda; a muchísima gente les encantan. Y cuanto más jóvenes, más les gustan. Futbolistas famosísimos, cantantes, actores… casi todos llevan uno o varios. Por eso, incluso a nosotros a veces nos tienta hacernos uno, aunque Jesús no quiere que nos hagamos marcas en el cuerpo.
¿Conoces a alguien que se haya hecho un tatuaje? ¿Qué piensas de esa persona? Bueno, juzgar a los demás no es nuestra misión en la vida; al contrario, tratar a todo el mundo bien es lo que hay que hacer. En ocasiones, tendemos a pensar que todo el que lleva un tatuaje es mala persona, pero no es así.
El problema de los tatuajes es que son prácticamente irreversibles. Esto quiere decir que una vez que te has hecho un tatuaje, es prácticamente imposible borrarlo de tu piel. Así que, si cinco años después de habértelo hecho te lo quieres quitar, tienes un problemita. Ahora bien, existe una forma de hacerlo, que es mediante el láser. Pero además de pasar por el dolor que se siente al hacerse un tatuaje, con todas esas agujas que te clavan en la piel para que la tinta entre, si te lo quieres quitar tienes que volver a sufrir el dolor del láser. Tanto dolor, ya me dio dolor… ¿Cómo funciona ese sistema del láser? El láser penetra en la piel y destruye las partículas de tinta que dejó el tatuaje. Es como que las va “disolviendo”.
Pensando en esto de los tatuajes, llego a la conclusión de que el pecado es como un tatuaje. Hay ciertos pecados en nuestra vida que nos parece imposible eliminarlos por completo. Sin embargo, no es así: todo es posible con Jesús. Jesús es como nuestro láser contra el pecado.
Cuando nos acercamos a Jesús y lo conocemos cada vez mejor, él va borrando de nuestro corazón esos deseos que tenemos de pecar. En su lugar, nos va dejando un corazón limpio, sin mancha, y una mente que piensa en las cosas buenas, y no en las malas. De esa manera, tan sencilla, Jesús nos permite empezar de nuevo. ¿Quieres decir a Jesús hoy que borre tus manchas de pecado y que te permita empezar de nuevo?

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2017
¡SALTA!
Patricia Navarro
Lecturas Devocionales para niños 2017

(57)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*