La iglesia emergente ha penetrado en la Iglesia Adventista del Séptimo Día principalmente a través de pastores adventistas formados en instituciones adventistas, por teólogos y maestros adventistas que han abrazado las doctrinas místicas del catolicismo. A los jóvenes se les enseña la nueva teología en las escuelas, y a los miembros de la Iglesia se les predica lo mismo por los pastores que absuelven esos cursos “educativos” en los misterios de las doctrinas jesuitas, espiritistas, y ecuménicas. Y todo esto se hace en las Universidades, Colegios y Seminarios Teológicos Adventistas. Y todos los lideres lo saben. Y nadie dice nada! Y nadie hace nada para erradicar la apostasía emergente. ¿Por qué? Si esperas mi respuesta, mal. Porque yo no lo sé! Yo sólo sé lo que hacen, pero no puedo saber… por qué lo hacen.

Pero te diré lo que sé:
– sé que muchos, al ver como la apostasía Omega pulula entre las filas Adventistas, creciendo como la masa bien leudada, caen en el peor fanatismo posible y, afirmando que luchan por la verdad, ofrecen la solución: ¡Abandonar el Barco! (que en su locura llaman, “la organización”).
¡Apártate de ellos! ¡Déjalos! ¡No les hagas caso! Satanás controla sus mentes.
– sé que otros, por no perderse el sueldo (manchado con la sangre de los que se pierden), guardan el silencio como cobardes.
– sé que y la mayoría de los adventistas va cada sábado a la iglesia, “por no perder la fe” (sin tener ni idea de lo que es la fe), ignorando completamente la Palabra de Dios y las puras doctrinas inspiradas del Adventismo, pensando que… un día, muy, muy, muy lejano, irán al Cielo. Algunos me dijeron personalmente que eso será dentro de unos 200 años. Estos últimos, la multitud mixta, son el fruto de los pastores emergentes que bautizan por amor a la cantidad no a la calidad, ya que ellos mismos no tienen ninguna calidad sino la cualidad de agentes del destructor.
– y sé que mientras tanto, el Capitán del Barco, permitiendo que la Apostasía Omega agite cada vez más la zaranda, prepara la Gran Limpieza Final para la carga. En este proceso, conocido en el Adventismo como Zarandeo, muchos son llevados lejos del Barco por los fuertes vientos de doctrinas de demonios y, según veo, el Barco quedará cada vez más limpio de escoria. Pero aún queda bastante. Cuidado! ¿Estás preparado para afrontar la crisis?
Detalles sobre este tema en: https://operacioniceberg.wordpress.com/

(728)

Comments

Comentarios

Category:

Series

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*