HBOOK007-pequeños800Dichoso el que lee y dichosos los que escuchan la lectura de este mensaje recibido de Dios, y hacen caso de lo que aquí está escrito. Apocalipsis 1:3.

¿Te gusta cuando tu mamá, tu papá o tus abuelos te leen histonas? Hace mucho tiempo atrás, los padres y los abuelos no les leían historias a sus hijos y nietos.

¿Sabes por qué? Porque no había libros como los de hoy.

Aun así, los niños escuchaban historias.

La Biblia todavía no se encontraba escrita como hoy, pero las personas más ancianas contaban las historias de la manera que habían ocurrido.

En la familia de José, sucedió eso. Él y sus hermanos escuchaban las historias contadas por su padre Jacob, quien las había oído del abuelo Isaac, quién, a su vez, las recibió del bisabuelo Abraham. Oyendo las historias contadas en su familia, José aprendió a confiar en Dios.

¿Qué es lo que aprendiste de las historias leídas y contadas en tu familia?.

Hablemos con Dios

Querido Dios, abre mis oídos a las buenas historias contadas por mi familia. Y cierra mis oídos a las malas historias. ¡Amén!

Meditaciones Matinales para niños pequeños

Hablemos con Dios

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

(374)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*