Miércoles 28 de junio 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | Las novias suecas se divierten más

“Desde que sus antepasados salieron de Egipto hasta ahora, yo les he enviado a ustedes, uno tras otro, a todos mis siervos los profetas. Pero ustedes no me obedecieron ni me hicieron caso” (Jeremías 7:25,26).

Hace años, cuando estábamos recorriendo Europa, mi esposo y yo asistimos a la boda de nuestros amigos Bjorn y Petra, en Suecia. Un momento especial quedó grabado en nuestras memorias: cuando el novio abandonó la sala. De repente, desde todos los rincones y las mesas, muchachos y hombres, jóvenes y viejos, salieron de sus asientos, haciendo una línea frente a la novia. Uno por uno besaba la mejilla de Petra mientras el novio estaba ausente. A continuación, Petra dejó la sala y todas las mujeres corrieron a darle su beso en la mejilla a Bjorn. Fue divertidísimo y no teníamos que entender ni una palabra de sueco para poder participar. Admito que me gustó haber besado al novio sueco de ojos azules y me di cuenta de que Greg estaba un poquito ansioso por ir a besar a la hermosa
Leyendo el Antiguo Testamento, a veces siento como si estuviera en una boda sueca de nuevo. Cada vez que Dios se daba la vuelta, los israelitas repartían besos a las mujeres extranjeras que Dios les había prohibido tocar. Sin lugar a dudas, aquellas mujeres llevaban a los hombres de Israel de vuelta a la idolatría y lejos de Dios (seguramente los hombres no presentaban muchas objeciones). Una y otra vez, Israel se olvidaba de Dios. Él les enviaba profetas, advertencias, mensajeros y señales, pero no les importaba. Les rogó que volvieran a él y, a veces, ellos lo hacían; pero luego se alejaban de nuevo. Esto pasó literalmente durante cientos y cientos de años. Por último, lo inevitable sucedió: Dios permitió su caída. Él habría sido un hazmerreír si no hubiera sido así, porque era parte del pacto: vivan en mis caminos y prosperarán, o abandónenme y caerán en la ruina. Él tenía que mantener su parte del trato.
Dos aspectos sobre la caída de la nación israelita me llaman la atención: 1) por qué seguían alejándose de Dios aun sabiendo las consecuencias; y 2) cómo Dios, durante siglos, trató fielmente de ganarlos de nuevo.
Y entonces, pienso en nosotros hoy, ¿estamos alejándonos más y más de Dios cada vez que “gira”? Si es así, detente a pensar un momento en todo lo que hace para llevarte de vuelta a él.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017
http://devocionmatutina.com
========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(65)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*