Devoción Matutina para Adolescentes | Esperando, esperando… y aún esperando

“Y me contestaron: ‘Los que escaparon de ir al destierro y se quedaron en la provincia, están en una situación muy
difícil y vergonzosa. En cuanto a Jerusalén, la muralla ha sido derribada y sus puertas han sido destruidas por el fuego’ ” (Nehemías 1:3).

Ya han pasado cinco años y todavía no tengo ni el diploma correspondiente a los primeros tres años de universidad. Mis familiares y amigos se preguntan si alguna vez me graduaré; yo misma me lo pregunto. Cuando mi esposo y yo comenzamos a estudiar, los dos hicimos planes de terminar en tres años pero, a los diez meses de comenzar el primer curso, descubrí que estaba embarazada. Cuando nació Caleb, me tomé todo un semestre para estar con él, con la idea de volver y terminar el semestre siguiente; sin embargo, como Greg y yo teníamos que turnarnos para estar en casa con el bebé, no fue fácil. Cuando nos fuimos de la universidad, Greg se había graduado, pero a mí me faltaban varias materias, así que luego volví para tomar algunas clases intensivas, cursé otras por internet y ya casi había finalizado cuando descubrí que estaba embarazada de mi segundo hijo, Toby Jacob.
Entonces, hice planes para terminar cuando naciera pero, simplemente, no pude. Incluso ahora que escribo esta reflexión me queda una materia y media para terminar; parece que nunca lo voy a conseguir.
Yo hubiera encajado perfectamente entre los exiliados en los días de Nehemías, porque ellos tampoco parecían poder terminar nada. Nehemías continúa justo donde Esdras dejó, como sucede en las buenas secuelas de libros o películas. La acción no había terminado en Esdras 10, donde este intentaba llevar a cabo una reforma espiritual entre los exiliados retornados, que ya ni siquiera comprendían lo que significaba ser el pueblo elegido de Dios. Entonces, entra en la historia Nehemías, el copera de Artajerjes, el rey de Persla. Cuando Nehemías oyó la noticia de que la obra de Esdras, de reconstrucción de las murallas de la ciudad, se había detenido, que las murallas habían sido derribadas y las puertas de la ciudad quemadas, el rey Artajerjes le dio un permiso especial para que fuera con sus soldados y con papeles de protección real para terminar la reconstrucción. Si no se hubiera dado esa protección especial, los exiliados habrían quedado sujetos a ataques de las naciones vecinas. Como en toda buena secuela, Dios ya tenía al siguiente héroe preparado para asegurarse de que se cumpliera su promesa de restaurar a la nación judía.
Nunca dudes de que Dios hará algo, incluso aunque le demore más tiempo de lo que quisieras. MH y GH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017
http://devocionmatutina.com
========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(55)

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*