Domingo 3 de septiembre 2017 | Devoción Matutina para Damas | Mi deleite

“Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón” (Sal. 37:4, NVI).

“Tus mandamientos han sido mi delicia” (Sal. 119:143).
“Dichoso el que teme al Señor, el que halla gran deleite en sus mandamientos” (Sal. 112:1, NVI).
Me encanta la música desde que era pequeña; en especial, el piano. En casa no teníamos piano, pero algunas de mis amigas sí tenían, y cuando nos reuníamos a jugar me escapaba a sus pianos y “tocaba”. Mamá se dio cuenta de mi interés, y contrató a una profesora particular de piano. No dejé de estudiar hasta que recibí mi diploma del conservatorio, el mismo mes que me diplomé de la universidad.
Todos esos años, y las innumerables horas de práctica, debían tener un propósito. Y el propósito de Dios para mi “deleite” en la música continúa cumpliéndose. A lo largo de los años, en diferentes países y culturas, y entre personas que hablaban otro idioma que el mío, he tenido el hermoso privilegio de dirigir la música de la iglesia. Dios conocía su propósito para mí, y me preparó para cumplir ese propósito. ¡Hasta me dio un esposo músico!
Más adelante, tuve el privilegio de aprender a tocar el órgano. Con la ayuda de mi profesora, aprendí varias obras famosas, como la “Toccata y fuga en Re menor” de Bach, y la “Toccata” de Widor. Incluso, tuve la oportunidad de tocarlas en una catedral europea. Los enormes tubos del órgano resonaban con potencia a mis espaldas, y los sonidos se elevaban en perfecta acústica hada cada rincón de aquella catedral de altos techos abovedados. Esa experiencia fue un sueño para mí. Mi profesora estaba complacida; y yo también. Pero, más importante aún, mi Padre en el cielo estaba complacido de que yo hubiera trabajado con él en desarrollar el don musical que él me había concedido. Después de todo, un deleite otorgado por Dios trae equilibrio y gozo a nuestras vidas, especialmente cuando lo usamos para alabar al Señor por su bondad y su gran amor por nosotros.
Donde haya un amor constante por él, siempre hay deleite y deseo, determinación, decisión, dependencia y desarrollo.
¿Qué deleite en tu vida puede utilizar Dios, a fin de cumplir sus propósitos para ti y bendecir a otros, al mismo tiempo?
Marti Ritter-Hein

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017
VIVIR EN SU AMOR
Carolyn Rathbun Sutton – Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2017

(90)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*