Miércoles 30 de agosto 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | Espinas

“Le quitaron su ropa, lo vistieron con una capa roja y le pusieron en la cabeza una corona tejida de espinas y una vara en la mano derecha” (Mateo 27:28, 29).

Cuando sentí que la correa se ponía tensa y luego se aflojaba, sabía que algo andaba mal. Me di vuelta inmediatamente y vi el collar de mi gato tirado sobre el pasto y a mi gato aterrado, alejándose a gran velocidad. Nos estábamos mudando de Seattle a Michigan y alguien me había recomendado una correa para sujetar al gato durante el viaje. Apenas le había dedicado treinta segundos a asegurarla unos pocos kilómetros antes en una zona de descanso cuando Charlie ya se había salido de ella. Lo perseguí, pero era demasiado tarde, ya estaba demasiado lejos y se había internado en una zona llena de espinos.
Convencida de que había perdido a mi gato, me senté a llorar y vi a Greg que venía corriendo hacia mí. Pensé que me iba a consolar; sin embargo, en lugar de eso, hizo algo muy distinto. Separando los grandes espinos, comenzó a perseguir al gato. Cualquiera que conozca a Greg sabe que no es aficionado a los gatos, pero sí es aficionado a mí, y sabía que yo quería a aquel gato. Podía escuchar el sonido de espinos desgarrándole la ropa y rasguñando su piel, pero siguió adelante. Cuando por fin alcanzó a Charlie, tuvo que lastimarse más para obligarlo a salir. Regresó herido y sangrando de pies a cabeza. Tenía espinas en la camisa, los brazos, los zapatos y el pelo, pero tenía a Charlie. Me entregó al gato con una sonrisa. Yo sabía que lo había hecho por mí.
Greg no fue el único que voluntariamente eligió las espinas por mí. Jesús también lo hizo; por mí, por ti, por todos. No fue una sorpresa; él sabía que formaba parte del trato. Sabía de golpes y pruebas, de látigos rasgando la piel de su espalda. Sabía que sus muñecas serían atravesadas por clavos. Sabía la angustia que le provocaría la separación de su Padre. Y a pesar de eso, vino de todos modos, por amor a nosotros.
“Cuando estaba en el madero, todos sus pensamientos fueron para ti y para mí. Tú vales mucho para ese hombre que murió para hacerte libre”.*
MH

*Jeff Carlson, Priceless. Usado con permiso.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

(33)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*