Domingo 30 de julio 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | Le grité a un niño sordo

“Belén Efrata, pequeña entre los clanes de Judá, de ti saldrá un gobernante de Israel que desciende de una antigua familia” (Miqueas 5:2).

Me miró a los ojos desafiante, agarró la pelota de mi hijo después de que yo le había dicho cuatro veces que no la tocara y la lanzó a la calle. Fue entonces cuando ya no pude soportar más a aquel niño malcriado. Le pedí que no pasara con su bicicleta sobre el pasto de nuestro jardín y ¿qué crees que hizo? Pasó justo por encima. Le dije que no le quitara los juguetes de las manos a mi hijo, pero lo hizo de todos modos. Una vez llegó a nuestra casa con un perro y por más que le dije “ese no es nuestro perro”, siguió atándolo a la correa que había en nuestro patio.
Aquella noche estaba desahogándome con mi esposo de tanta frustración, diciéndole que no podía soportar a aquel niño, preguntándome dónde estarían sus padres y por qué se comportaba tan mal, cuando de pronto vi que Greg ponía una cara rarísima: “Melissa -me dijo-, tú sabes que es sordo ¿verdad?” Aquellas palabras me golpearon como una bofetada. No lo sabía, y la verdad que tampoco se me había ocurrido pensarlo. Solo se me había ocurrido pensar que era maleducado, obstinado, desobediente… pero no sordo. De inmediato me sentí fatal. Tantas órdenes y regaños le había dado y él no había oído nada de nada. El pobre niño lo único que quería era jugar con otro niño.
Es fácil juzgar a otra persona sin haberse tomado el tiempo y el esfuerzo de conocerla o de comprender su situación. El libro de Miqueas predice dos ocasiones en las que el pueblo de Dios juzgaría injustamente, primero a Belén y después a Jesús mismo. La ciudad de Belén era pequeña entre las demás ciudades y, a menudo, era considerada como poca cosa, nada especial, lo menos de lo menos; pero Miqueas predijo que de Belén saldría uno que gobernaría sobre todo Israel. También juzgaron injustamente a Jesús. La gente creyó que era un hombre común y corriente, un profeta un poco loco, un problemático. Algunos incluso llegaron a decir que estaba poseído. Sin embargo, Miqueas identifica a Jesús como el mismo Dios. Jesús era realmente mucho más de lo que parecía.
Cuando sientes la tentación de juzgar a alguien rápidamente, ten cuidado, porque lo más probable es que llegues a la conclusión equivocada. ¿Hay alguien en tu vida ahora mismo a quien estás juzgando injustamente? ¿Hay alguien a quien debas darle hoy una segunda oportunidad?
MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

Home


========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(56)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*