Viernes 30 de junio 2017 | Devoción Matutina para Damas | La lección de los caracoles

“¡Cercano está el día grande de Jehová! ¡Cercano, muy próximo!” (Sof. 1:14).

Cuando subió la temperatura, el pavimento se recalentó demasiado para sus cuerpos blandos y pequeños, así que, se apresuraron para llegar a un refugio fresco y húmedo junto a la carretera. En su refugio, también podían evitar ser pisados por los peatones que iban hacia sus actividades. También estaban los pájaros ávidos, en busca de desayuno. El peligro estaba por todas partes. Los pequeños caracoles no tenían tiempo que perder.
En algunos aspectos, somos también como esos pequeños caracoles. Nuestro viaje por la vida tiene un destino tan hermoso, que no podemos siquiera comenzar a imaginarlo. Es un lugar seguro, ajeno a todo el dolor y la angustia que tan a menudo experimentamos. Allí, podemos disfrutar de la vida al máximo, pues Dios planificó que estuviera colmado de todo lo que puede traer alegría al corazón humano.
El viaje de los caracoles está lleno de peligros. Y así está el nuestro: lleno de tentaciones dirigidas a desviarnos de alcanzar nuestro destino. El tiempo se acaba para nosotras también, cuando la llama de nuestra vida esté apagándose o por el hecho de que se están multiplicando rápidamente las señales que anuncian la inminente venida de Jesús. No tenemos tiempo que perder en búsquedas inútiles, que malgastan nuestras fuerzas y finanzas y podrían ser mejor utilizadas en acelerar su Venida. Algunas búsquedas están deslumbradas por las innovaciones de la moda, otras atrofian el cerebro, por la complacencia de ciertos alimentos o bebidas malsanas. Muchas de nosotras, especialmente las jóvenes, estamos esclavizadas a los dispositivos electrónicos, mientras otras se dedican a sus ídolos del deporte, la música, la política o el entretenimiento. Hay poco tiempo para Dios. Su Palabra no es tan emocionante como la novela, y la oración a menudo se convierte en una rutina sin sentido. La oportunidad para cambiar permanece; pero ¿por cuánto tiempo? Mañana tal vez sea demasiado tarde.
Sin embargo, no somos como los caracoles, que no tienen ayuda frente a las circunstancias difíciles o a los enemigos voraces. La ayuda siempre está disponible, para que podamos evitar el peligro espiritual y superar incluso la tentación más sutil. Todo lo que tenemos que hacer es pedir a Dios fortaleza para mantenernos a salvo de acuerdo con su voluntad, y para ejercer el regalo más precioso, que es nuestra voluntad, para su gloria. Vamos a pedirle ayuda justo en este momento.
Revel Papaioannou

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017
VIVIR EN SU AMOR
Carolyn Rathbun Sutton – Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2017
http://devocionmatutina.com

========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(103)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*