Cristo, nuestro auxiliador y redentor, 4 de agosto
Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la
obediencia de uno, muchos serán constituidos justos. Romanos 5:19.
Adán y Eva fueron colocados en el Edén en circunstancias extremadamente favorables… Estaban sin la condenación del pecado.
La luz de Dios y de los ángeles estaba con ellos y los rodeaba. El Autor de su existencia era su maestro. Pero cayeron bajo el poder y
las tentaciones del artero enemigo. Durante cuatro mil años Satanás estuvo obrando contra el gobierno de Dios y obtuvo fortaleza y
experiencia gracias a su constante actividad en este sentido. Los hombres caídos no tenían las ventajas de Adán en el Edén. Habían
estado separados de Dios durante cuatro mil años. La sabiduría para comprender y el poder para resistir las tentaciones de Satanás
habían disminuido más y más, al punto que éste parecía reinar triunfante sobre la tierra. El apetito y la pasión, el amor del mundo y
pecados temerarios eran las grandes ramas del mal, de las cuales crecían toda suerte de crímenes, violencias y corrupción.—Mensajes
Selectos 1:328, 329.
Puesto que el hombre caído no podía vencer a Satanás con su fortaleza humana, Cristo vino de las reales cortes del cielo para
ayudarlo con su fortaleza humana y divina combinadas. Cristo sabía que Adán en el Edén, con sus excelentes ventajas, podía haber
resistido la tentación de Satanás y podía haber vencido. Sabía también que no era posible que el hombre, fuera del Edén, separado de
la luz y del amor de Dios, desde la caída, resistiera con su propia fuerza las tentaciones de Satanás. A fin de proporcionar esperanza
al hombre y salvarlo de su completa ruina, se humilló a sí mismo al tomar la naturaleza humana, para que, con su poder divino [232]
combinado con el humano, pudiera alcanzar al hombre donde éste está. Obtuvo para los caídos hijos e hijas de Adán aquella fortaleza
que es imposible que logren por sí mismos, para que en el nombre de Cristo puedan vencer las tentaciones de Satanás.—Mensajes
Selectos 1:327.
Nuestra vida puede parecer enredada, pero al confiarnos al… Maestro, él desentrañará el modelo de vida y carácter que sea para
su propia gloria. Y ese carácter que expresa la gloria—o carácter—de Cristo, será recibido en el Paraíso de Dios.—El Deseado de
Todas las Gentes, 298, 299.
Todo el que cumpla por fe los mandamientos de Dios, alcanzará el estado de impecabilidad en que vivía Adán antes de la
caída.—The Signs of the Times, 21 de julio de 1902.
229

(233)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Videos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*