Sábado 5 de agosto 2017 | Devoción Matutina Adolescentes | El repugnante y apestoso armadillo de Greg

“En aquel tiempo los traeré a ustedes, los reuniré; haré que cambie su suerte, y les daré fama y honor entre todos los pueblos de la tierra” (Sofonías 3:20).

La cosa más desagradable, apestosa, suda y repugnante que mi esposo ha traído a casa fue un armadillo muerto de Nicaragua. Olía a carne podrida y era asqueroso a la vista también. Quien lo mató debió haberlo vendido solo unos minutos más tarde porque todavía tenia moscas en su peluda panza. No sé qué le vio Greg para traer esa horrenda cosa como recuerdo de su viaje, pero le encantaba. Apestaba cualquier habitación donde la pusiera. La gente entraba a nuestra casa y exclamaba:” ¡Algo huele a muerto!” Y él respondía con orgullo:” ¡Es mi armadillo!” Cada vez que nos mudábamos, yo trataba de ocultar la criatura o hacerla desaparecer misteriosamente, pero él siempre la encontraba y la colocaba en algún lugar de honor. Si no se hubiera quemado con todas nuestras pertenencias en un incendio hace seis años, probablemente todavía estaría apestando, porque Greg lo adoraba.

El pueblo de Israel, en muchos sentidos, era igual que aquel armadillo apestoso. Es difícil imaginar lo que Dios vio en ellos. Siempre lo abandonaban y desobedecían sus mandamientos, participaban en horribles rituales y adoraban ídolos. Pero Dios siguió buscándolos y tratando de hacerlos regresar a él. ¡Amaba a aquel pueblo Ingrato! Incluso en los libros de la Biblia que contienen sus advertencias de juicio, Dios mostró a los profetas, como Sofonías, que la ira y el castigo no eran su última palabra. Me encanta la forma como Sofonías termina, no con advertencias severas o consecuencias temibles, sino con redención y amor. Esa es la última palabra de Dios. Él nunca se da por vencido. Siempre irá detrás de nosotros, tratando de alcanzarnos para llevarnos a casa. Dios nos ama. ¡Dios te ama!

¿Estás a salvo en casa con Dios, o estás huyendo y vagando lejos del hogar? ¿Te has mirado a ti mismo y te has preguntado cómo puede Dios amar a alguien que se encuentra en tan mal estado como tú? Entonces, recuerda a Israel. Dios amaba a su pueblo sin importar cómo estuviera y siente lo mismo por ti. No tienes que entenderlo, solo tienes que creerlo y estar agradecido. Dios ama incluso al más repugnante de nosotros. Él nunca dejó de amar a Israel, y te ama a ti también.

MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017

FUSIÓN

Melissa y Greg Howell

Un punto de encuentro entre tú y Dios

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

 

(24)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*