Jueves 6 de diciembre 2018 | Devoción Matutina para Adolescentes | Escribe una carta (los mensajes de texto y correos electrónicos no cuentan)

«Ustedes mismos son la única carta de recomendación que necesitamos: una carta escrita en nuestro corazón, la cual todos conocen y pueden leer» (2 Corintios 3: 2).

Si alguien te escribiera una carta de amor, ¿la leerías? Seguro que sí. Cada vez que yo recibía una carta de amor, la leía tantas veces que prácticamente la memorizaba por completo (lo sé. esto es algo muy de chicas, pero es que una carta llena de palabras de afecto es algo muy especial).
Seguramente has oído decir que la Biblia es una carta de amor de Dios. Si esto es así, ¡todos deberíamos estar dispuestos a leerla! Y eso no es todo, dentro de esa Carta maravillosa hay muchas otras cartas fascinantes. El Nuevo Testamento está lleno de cartas enviadas a creyentes escritas por hombres como Pablo, Santiago. Pedro y Juan. Y aunque fueron escritas mucho antes de que existieran las computadoras o los bolígrafos, los mensajes contenidos en ellas son aún significativos para nosotros.
En esta época del año hay una fecha especial pero muy poco conocida: el Día de Escribir Cartas. Esta fecha honra la vieja costumbre de enviar y recibir cartas. Y como habrás podido notar en el Nuevo Testamento, las cartas fueron piezas fundamentales en el cristianismo.
En una de las cartas de Pablo dirigida a los Corintios, él hace un comentario muy interesante. Dice que los creyentes somos cartas escritas por Cristo. Cuando vivimos según lo que hemos aprendido, es como si fuéramos cartas que envían un mensaje: «¿O acaso tendremos que presentarles o pedirles a ustedes cartas de recomendación, como hacen algunos? Ustedes mismos son la única carta de recomendación que necesitamos: una carta escrita en nuestro corazón, la cual todos conocen y pueden leer. Y se ve claramente que ustedes son una carta escrita por Cristo mismo y entregada por nosotros; una carta que no ha sido escrita con tinta, sino con el Espíritu del Dios viviente; una carta que no ha sido grabada en tablas de piedra, sino en corazones humanos» (2 Corintios 3: 1-3).
¿Qué mensaje está escrito en la carta de tu vida? ¿Es una carta de amor o de rencor?
Ponlo en práctica: Envía hoy a alguien una carta escrita a mano. Un correo o un mensaje de texto cumplirían la misma función, pero al escribir una carta, parte de ti estará en la habitación con quien la reciba, y esa persona podrá tener en sus manos algo que tú creaste para ella.
Ponlo en oración: Agradece a Dios por la Biblia, su carta de amor para ti y para mí.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018
¿Y ENTONCES…?
Heather Quintana
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

(2)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*