Perseguidos por causa de Cristo, 6 de julio
Todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución. 2 Timoteo 3:12.
Así como Cristo fue odiado sin causa, también será odiado su pueblo por ser obediente a los mandamientos de Dios. Si Aquel
que fue puro, santo e inmaculado, que hizo bienes y solo bienes en nuestro mundo, fue tratado como un vil criminal y condenado a
muerte, sus discípulos no deben sino esperar un trato similar, no importa cuán impecable sea su vida e intachable su carácter.
Se ensalzarán decretos humanos, leyes hechas por agentes satánicos, con el pretexto de hacer el bien y contener el mal; pero al
mismo tiempo los santos mandamientos de Dios serán despreciados y hollados. Y todos los que demuestren su lealtad obedeciendo
la ley de Jehová, deben estar preparados para ser arrestados, ser llevados ante concilios que no tienen como su norma la elevada y
santa ley de Dios.—Comentario Bíblico Adventista 7:988.
Quienes vivan en los días finales… sabrán lo que significa ser perseguidos por causa de la verdad. En las cortes prevalecerá la
injusticia. Los jueces rehusarán escuchar las razones esgrimidas por los que sean fieles a los mandamientos de Dios, pues sabrán
que es imposible refutar los argumentos en favor del cuarto mandamiento. Dirán entonces: “Nosotros tenemos una ley, y según
nuestra ley debe morir”. No darán importancia a la ley de Dios. Considerarán como suprema ésa, a la que llamarán “nuestra ley”. [202]
Los que respeten esa ley humana serán favorecidos. Pero quienes no se inclinen ante el ídolo constituido por el falso día de reposo,
no recibirán la menor muestra de simpatía.—The Signs of the Times, 26 de mayo de 1898.
En verano no hay diferencia notable entre los árboles de hojas perennes y los que las pierden; pero cuando vienen los vientos de
invierno los primeros permanecen verdes en tanto que los otros pierden su follaje. Así puede también que no sea dado distinguir
actualmente a los falsos creyentes de los verdaderos cristianos, pero pronto llegará el tiempo en que la diferencia saltará a la vista.
Dejad que la oposición se levante, que el fanatismo y la intolerancia vuelvan a empuñar el cetro, que el espíritu de persecución se
encienda, y entonces los tibios e hipócritas vacilarán y abandonarán la fe; pero el verdadero cristiano permanecerá firme como una
roca, con más fe y esperanza que en días de prosperidad.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 660.
199

(291)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Videos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*