Pequeños 2013Tu oración: Querido Padre, gracias por tu bondad, ayúdame a ser como Noé y confiar en tus promesas.

Versículo para hoy: «A los siete días, el diluvio comenzó a inundar la tierra». Génesis 7: 10.

EL CIELO comenzaba a nublarse y las nubes estaban cargadas de agua. La gente miraba asombrada y asustada, muchos decían: «iNoé tenía razón! Debemos entrar al arca». La lluvia comenzó a caer, la gente estaba muy asustada, así que tocaron la puerta del arca para que Noé les abriera, pero era demasiado tarde, el ángel de Dios la había cerrado, y solo el podía abrirla. Durante cuarenta días llovió y llovió, ya no se alcanzaban a distinguir árboles, cerros ni animales, solamente agua. Después de la gran tormenta, Dios mando un viento que poco a poco hizo que el agua desapareciera.

Noé estaba ansioso por saber si la tierra estaba seca. Así que envió un cuervo, pero como no había ningún lugar donde pararse regreso al barco. Después Noé envió una paloma, pero ahora la paloma traía una hoja de olivo en el pico. iAh! La tierra ya estaba seca, era momento de salir del barco. Dios abrió la puerta del arca; Noé, su familia y todos los animales salieron. Noé dio gracias a Dios por su cuidado y protección durante la lluvia. Dios prometió que nunca más iba a caer tanta agua como en esa ocasión.

 

Lecturas Devocionales para pequeños

Amigos de Jesús

Por: Cesia Alvarado Zemleduch

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

(757)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*