Martes 8 de agosto 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | Las predicciones del librito negro

“Escucha bien, Josué, tú que eres el sumo sacerdote, y que escuchen también tus compañeros de la junta sacerdotal, pues todos ustedes son como una señal profética: Voy a traer a mi siervo, el Retoño” (Zacarías 3:8).

Varias personas afirmaban haber visto el libro, pero nadie sabía a ciencia cierta si existía. El señor Alien, profesor de Física de la escuela secundaria en la que enseñó mi esposa, inventó una tradición basada en un misterioso librito negro. A lo largo del año, él hacía observaciones sobre quién estaba saliendo con quién y qué estudiante se casaría con cuál. Él emparejaba a todos y lo anotaba en su librito. Nunca lo mostró públicamente, pero se refería a él de vez en cuando. Los rumores decían que a menudo acertaba, pero ¿cómo estar seguros si nunca habíamos tenido el libro en nuestras manos? Muchos estudiantes de último año intentaron conseguirlo, pero nadie sabía dónde lo guardaba. Solo cuando algunos se casaban, él confesaba que lo había predicho mucho antes.
El libro de Zacarías hace predicciones sobre acontecimientos de la vida del Mesías; sin embargo, no tienes que preguntarte cuáles son ni ir a hurtadillas a un escritorio cerrado con llave para descubrirlas. Zacarías trató de hacer correr la voz, porque quería que todos supieran lo que pasaría. Los exiliados tuvieron que aceptar el hecho de que sus vidas habían sido destrozadas, y les pareció que Dios los había rechazado por completo. Pero el mensaje de Zacarías afirma todo lo contrario: les dice que serán bendecidos mucho más que sus antepasados.
Aquí Zacarías muestra una de las imágenes más claras, en toda la Biblia, de la vida de Jesús. El versículo de hoy describe al sumo sacerdote Josué y a sus colegas “como una señal profética” de lo que vendría. En hebreo, Josué es Yehoshua, que es una forma corta de Yeshua, o Jesús, nuestro Sumo Sacerdote. Este servidor, el Retoño que Dios prometió enviar, era el que daría cumplimiento a todas las profecías.
Encaja perfectamente que, en el penúltimo libro del Antiguo Testamento, veamos de nuevo la promesa que le fue dada a Adán y a Eva el día en que se vieron obligados a salir del huerto del Edén: voy a enviarles un Salvador que los traerá de vuelta a casa. Ese es el tema central de la Biblia: hemos dejado a Dios, pero Dios no nos dejará. Y si hoy estás escuchando su voz que te llama, no la ignores. Regresa a casa.
GH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN

(65)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*