Martes 8 de agosto 2017 | Devoción Matutina para Damas | Él me ayudará a superar cualquier situación

“Esforzaos vosotros, y no desfallezcan vuestras manos, pues hay recompensa para vuestra obra” (2Crón. 15:7).

Un día, al salir de la iglesia, el pastor me comunicó que Aysia, mi hijastra de nueve años, había pedido bautizarse. Me sorprendió; ella no nos había dicho nada. Recordé mi propia experiencia bautismal, cuando mis amigas agregaron mi nombre a la lista de candidatos al bautismo al final de una campaña evangelizadora. Pregunté al ministro: “¿Alguien ha sugerido a Aysia que era hora de bautizarse?” Él negó con la cabeza.
Esa tarde, cuando estaba con Aysia en el auto, le planteé una pregunta directa: “¿Por qué quieres bautizarte? Solo tienes nueve años”. Su respuesta casi me hace llorar. “Tía Suzie”, comenzó con la voz más clara que de costumbre, “me gustaría entregar mi vida al Señor ahora que soy joven, porque hay muchas cosas en este mundo que pueden distraerme y alejarme de él. Sé que si le doy mi vida ahora, él me ayudará a superar cualquier situación”.
Me quedé perpleja. ¿Qué le había sucedido a mi niñita? Antes, nunca me había dado una respuesta tan clara a las numerosas preguntas espirituales que le había hecho durante los seis años que estaba bajo mi cuidado. Pero ahora había una diferencia: era directa y muy confiada en sus respuestas. En ese momento, me convencí de que había tomado la decisión de seguir a Jesús y que él ya había comenzado a producir un cambio en su vida.
Esa experiencia conmovedora me llevó a plantearme varias preguntas sobre mi propio viaje espiritual. ¿Adonde acudo yo buscando seguridad? ¿Confío lo suficiente en Dios, para permitir que me ayude a superar cualquier situación? La exhortación del rey Asá en el versículo de hoy es un consejo excelente para nosotras. Todas peleamos en una guerra; no contra carne y hueso, sino contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales (ver Efe. 6:12). Por eso tenemos que estar firmes en el Señor, permaneciendo cerca de él, pues él es nuestra única salvaguardia.
Tú también puedes llegar a un lugar espiritual seguro. Puede ser que esté a solo un paso de distancia, alejándote de tu computadora o celular por un día, para dedicarte a buscara Dios y a esperar pacientemente su voz. Estar firmes en el Señor podría requerir un cambio más radical. Te invito a dar un paso hoy que te acerque más a Dios. Confía en él. Sé fuerte en él. Serás recompensada.
Suzi-Ann Brown

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017
VIVIR EN SU AMOR

(107)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*