Lección 4: La Salvación 3º Trim/2014 – Escuela Sabática Descarga más aquí http://www.adventistas.org/es/escuela…
Salvación

Motivación: Se cuenta que un excelente nadador tenía la costumbre de correr hasta el agua y mojar sólo el pulgar del pie antes de cualquier zambullida. Alguien intrigado con aquel comportamiento le preguntó cuál era la razón de ese hábito. El nadador sonrió y respondió: Hace algunos años, cierta noche perdí el sueño y fui a la piscina para nadar un poco. No encendí la luz, pues la luna brillaba mucho. Cuando estaba yo en el trampolín, vi mi sombra en una pared delante de mí. Con los brazos abiertos mi imagen formaba una magnífica cruz. En vez de saltar me quedé allí parado, contemplando aquella bella imagen. En ese momento pensé en la cruz de Cristo y en su significado. Yo no era cristiano, pero cuando era niño aprendí que Jesús había muerto para salvarnos. Me senté en el trampolín, mientras aquellas enseñanzas me venían a la mente. No se cuánto tiempo permanecí allí, pero al final estaba en paz con Dios. Bajé del trampolín y decidí tomar sólo un baño agradable, cuando, para mi asombro noté que habían vaciado la piscina aquella tarde. En esa noche, la cruz de Cristo me salvó dos veces: de la muerte física y de la muerte espiritual. Por eso mojo el pulgar del pie antes de saltar.

(1233)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*