¡Gracia y paz a usted! Estoy feliz de presentarle el bosquejo de la lección de la Escuela Sabática. Estamos en la cuarta lección del trimestre, y el título de la lección de esta semana es: “Fe y curación”.
Motivación:
John Ortberg cuenta que cuando él era pequeño, la enfermedad infantil más temida no era la varicela, el sarampión, ni la parotiditis. Era un problema sutil y misterioso. Era sumamente contagiosa. No existía vacuna, ni antídoto. La simple mención provocaba terror. Sabíamos que era una fatalidad. La única forma de protegerse era colocar a los portadores de ese problema en cuarentena absoluta. La enfermedad afectaba especialmente a las niñas. No recuerdo exactamente su nombre científico, pero la llamábamos PIOJO.
Bastaba que una portadora tocara a alguien, bastaba que alguien respirara cerca o mirara fijamente para quedar contaminado. Nadie era tan tonto como para tocar a alguien con piojo. Era como si todos los portadores tuvieran una marca en la frente que decía: “No me toque”.
Los seres humanos necesitan del toque.

Comprensión:
Vamos a considerar tres temas, tres milagros de curación y fe registrados en el capítulo 8 de Mateo:
1. La curación del leproso.
2. La curación del siervo de un centurión.
3. La curación de dos endemoniados.

(870)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*