Los pacientes no juran Prometió volver. No dijo la fecha, pero lo aseguró a todos aquellos que tuvimos el privilegio de verlo resucitado. ¿Lo juró? No, no necesitaba hacerlo. Para nosotros, su palabra era suficiente. Y no es que él tuviera algo en contra el juramento de índole judicial o legal. De hecho, aunque condenó las prácticas de mis contemporáneos que habían hecho del juramento una práctica deshonesta, durante su juicio ante el Sanedrín Jesús no se negó a dar testimonio bajo juramento. Quienes presenciaron dicho juicio me dicen que Jesús guardó silencio la mayor parte del tiempo, tal como lo había predicho el profeta Isaías (53: 7).

(291)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*