Folleto Adultos- Escuela Sabática - Segundo trimestre 2015EL LIBRO DE LUCAS

“Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó” (Luc. 15:20).

Contenido
Introducción………………………………………………………………. 2
1. La venida de Jesús…………………………………………………… 5
2. El bautismo y las tentaciones…………………………………… 12
3. ¿Quién es Jesucristo?……………………………………………… 19
4. El llamado al discipulado………………………………………… 26
5. Cristo es Señor del sábado………………………………………. 33
6. Las mujeres en el ministerio de Jesús………………………. 40
7. Jesús, el Espíritu Santo y la oración…………………………..47
8. La misión de Jesús…………………………………………………. 54
9. Jesús, el gran Maestro…………………………………………….. 61
10. Seguir a Jesús en la vida diaria………………………………. 68
11. El Reino de Dios……………………………………………………. 75
12. Jesús en Jerusalén………………………………………………… 82
13. Crucificado y resucitado………………………………………… 89

Conocemos este versículo. Proviene de una de las historias más conocidas y amadas de toda la literatura, sagrada o profana. Pero lo asombroso es que nunca la hubiésemos oído si no fuera por un sencillo médico misionero que incluyó esta preciosa joya en una carta que escribió a su erudito amigo Teófilo.

El nombre del médico era Lucas, un converso gentil, y la carta es “El Evangelio según San Lucas”. Además de su Evangelio, Lucas también escribió el libro de “Hechos de los apóstoles”. Además de haber sido compañero de viajes de Pablo, Lucas fue un agudo observador del gran movimiento de Jesús que cubría el Imperio Romano, y participaba en él. Esta estrecha vinculación con Pablo condujo a Lucas no solo a captar el vasto significado de la iglesia cristiana –que se mantuvo firme contra la exigencia del César de ser honrado como divino–, sino también a obtener, de fuentes confiables, un conocimiento profundo del Hombre que estaba detrás de todo ello: Jesucristo. Bajo la inspiración del Espíritu Santo, Lucas escribió una obra en dos tomos acerca de lo que podríamos llamar “El origen y la historia de la iglesia cristiana”.

El primer volumen es el Evangelio, escrito y entregado a Teófilo antes de escribir Hechos (Hech. 1:1). Muchos eruditos conservadores datan el Evangelio de Lucas entre los años 61 y 63.

Teófilo era un converso griego y, al dirigir la carta a él, Lucas era particularmente consciente de estar entregando su Evangelio a los miembros griegos y gentiles de la comunidad de la fe, sin descuidar las raíces judías de Jesús. Mateo escribió principalmente para los judíos y, por ello, enfatiza a Jesús como el Mesías. Marcos escribió para los romanos, y vemos a Jesús marchando a través del país con las noticias acerca del Reino. Juan era un pensador profundo, y en su Evangelio surge Jesús, el Verbo (o Palabra), el Creador, el Hijo de Dios. Pero, Lucas escribe pensando en los gentiles. Presenta a Jesús, el Hijo del Hombre, como Salvador del mundo y Amigo de la humanidad. La universalidad de la salvación es el tema subyacente de su Evangelio; por ello, su genealogía rastrea el origen de Jesús hasta Adán, a quien vincula con Dios, mientras que la genealogía de Mateo se detiene en Abraham, el padre de los judíos (Luc. 3:23-38; comparar con Mat. 1:1-17).

El Evangelio según San Lucas es el más completo de los cuatro. Algunos milagros solo aparecen en Lucas, tales como la resurrección del hijo de la viuda de Naín (Luc. 7:11-18) y la curación de Malco (Luc. 22:50, 51). (Por otros milagros, ver Luc. 5:4-11; 13:11-17; 14:1-6; 17:11-19.) Muchas parábolas son específicas de Lucas, incluyendo varias famosas: el buen samaritano (Luc. 10:30-37), el rico insensato (Luc. 12:16-21), el hijo pródigo (Luc. 15:11-32), el rico y Lázaro (Luc. 16:19-31), y el fariseo y el publicano (Luc. 19:1-10). La historia de Zaqueo (Luc. 19:1-10) también es una contribución exclusiva de Lucas.

Bajo la conducción del Espíritu Santo, Lucas afirma haber revisado los materiales históricos y entrevistado a testigos presenciales (Luc. 1:2); y luego de investigar “todas las cosas desde su origen” escribió una historia “en orden” para que el lector pudiera conocer “bien la verdad” acerca de Jesús y sus buenas nuevas (vers. 3, 4).

Cuando se le pidió al teólogo James Denney si podría recomendar una buena biografía de Jesús, él contestó: “¿Notaron la que escribió Lucas?”

Es una buena idea. Notémosla juntos durante este trimestre, como iglesia mundial.

John M. Fowler ha servido a la iglesia durante 53 años como pastor, profesor de Teología y Filosofía, editor y administrador educacional. Como autor de numerosos artículos y libros, preparó dos Guías de Estudio de la Biblia para Adultos: El conflicto cósmico entre Cristo y Satanás (2002) y Efesios: el evangelio de las relaciones (2005).

(2396)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment

  • juan heli vera rojas 2 years ago

    Por favor enviarme la lección de la escuela sabatica segundo trimestre, gracias. Bendiciones