Devoción Matutina Para Adolescentes | Jueves 6 de Abril del 2017


LAS COMPARACIONES SON ODIOSAS

“En cuanto cruzaron, dijo Elias a Elíseo: ‘Dime qué quieres que haga por ti antes que sea yo separado de tu lado’. Elíseo respondió: ‘Quiero recibir una doble porción de tu espíritu'” (2 Reyes 2:9).

Uno de los trabajos más difíciles que he tenido fue sustituir a una mujer que era muy buena en lo que hada. Como yo sabía lo difícil que resultaría llenar el espacio que ella había dejado, me preocupaba no estar a la altura. Dudaba de mí misma y me centraba en mis limitaciones. Pensaba que todo el mundo me compararía con ella y que, seguramente, se decepcionarían conmigo. Sin embargo, cuando comencé, tuve más éxito del que esperaba. Me di cuenta de que yo no tenía que ser como ella, pues Dios me ha bendecido también con dones y talentos.

Debe de haber sido muy difícil para Elíseo ocupar el lugar de Elias. Probablemente, se sintió incapaz al ver cómo su predecesor se alejaba por el cielo en un carro de fuego. Él sabía que el vacío que tenía que llenar era demasiado grande. Me pregunto si se sintió inseguro. No lo sé. Lo que sí sabemos es que hizo cosas increíbles: cuando el agua de una ciudad estaba contaminada, Elíseo arrojó sal en el manantial y quedó purificada. Un grupo de profetas estaba cocinando un potaje y por error utilizaron hierbas envenenadas; Elíseo, entonces, añadió un poco de harina en la olla y la comida quedó comestible. Elíseo le dijo a Naamán que se bañara en el Jordán y su lepra desapareció. Cuando un estudiante tomó prestada un hacha y esta se le cayó al río, Elíseo hizo que flotara y pudiera recuperarla. Una viuda estaba a punto de perder a sus dos hijos por causa de una deuda; Eliseo le hizo recolectar todas las jarras vacías que pudiera, le dijo que vaciara en ellas el poco aceite que le quedaba, y con aquello llenó todas las vasijas, las vendió y pagó sus deudas; así evitó que sus hijos fueran llevados como esclavos. V todavía queda el mayor milagro de todos: una mujer mayor, que había dado un espacio especial a Eliseo en su hogar construyéndole una habitación, quería tener un hijo pero no podía. Gracias a las oraciones de Eliseo, milagrosamente tuvo un hijo, pero él murió años después. Entonces, la mujer fue a buscar a Elíseo, que llegó inmediatamente y resucitó al niño.

Obviamente, la carrera de Eliseo como profeta fue tan bendecida como la de Elias, si no más. Es fácil caer en la tentación de compararte con los demás, especialmente con los que son apuestos, caen bien a todo el mundo y tienen éxito en lo que hacen. Es fácil dudar de uno

mismo y sentirse poca cosa, pero no caigas en esa tentación. Dios te ha bendecido con dones y talentos: confía en que él te ayudará a utilizarlos para su honor.

=================
Narrado por: Esther Salgado
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017
Fusión
Por: Melissa y Greg Howell, Seth Pierce
===================
|| www.drministries.org ||
===================

(52)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*