Devoción Matutina Para Damas | Martes 11 de Abril del 2017


¿TIENES HAMBRE?

“El ayuno que yo escogí […] ¿no es que compartas tu pan con el hambriento?” (Isa. 58:6, 7).

Estaba muerta de hambre, pero iba a la carrera. La hora de comer había llegado mientras yo, por la carretera, manejaba de reunión en reunión. “Taco Bell” suena bien, pensé al ver el cartel, y tomé la salida. En la esquina, vi a dos hombres pidiendo limosna.

“Dos burritos de frijol, por favor”, pedí a través del interfono. Tomé la bolsa de comida en la ventanilla y crucé la calle, para estacionar el auto y comer. En seguida me di cuenta de que no podría comerme los dos burritos. En circunstancias normales, habría tirado uno, pero ¿acaso no acababa de cruzarme con dos hombres hambrientos en la esquina? Yo estaba dispuesta, pero el Señor tendría que llevarme hasta alguien a quien pudiera ofrecer mi comida.

Entré en el toilette y no vi a nadie. Cuando me acerqué al lavabo, seguí sin ver a nadie, pero continuaba orando: “Señor, si hay alguien a quien quieras que ofrezca esta comida, por favor, pon a esa persona en mi..estaba pensando en la palabra “camino”, cuando me di cuenta de que había alguien a mi lado. Tan pronto la vi, lo supe: ella era la persona para quien estaba destinado mi burrito. Tenía una mochila andrajosa sobre los pies, y estaba aplastándose el desmelenado cabello con los dedos mojados. No teníamos demasiado tiempo; las dos nos tendríamos que ir en breve. Abrí la boca, y lo primero que dije fue: “¿Tienes hambre?” La joven se me quedó mirando, sin decir nada. Le expliqué la situación y terminé ofreciéndole el burrito. “Sí”, susurró ella.

Salí, y regresé no solo con el burrito, sino también con una manzana. Y allí estaba ella, fuera del toilette, buscándome. Le entregué aquella escasa ofrenda de comida y le dije: “Dios te bendiga”. Me dio las gracias, y cada una siguió su camino. Estoy segura de que Dios está obrando en la vida de mi joven amiga; hizo un milagro solo para ella. Estoy ansiosa por escuchar el resto de la historia de Devin.

¿Qué tienes hoy en tu mano que Dios pueda hacer que compartas con una persona hambrienta? ¿Y con una persona hambrienta de él? Solo tienes que preguntarle quiénes es y dónde puedes encontrarla. Estoy segura de que te lo mostrará.

Carolyn K. Karlstrom

==================
Narrado por: Alba Charris
Lecturas Devocionales para Damas 2017
Vivir en su amor
Por: Ardis Stenbakken & Carolyn Rathbun Sutton
===================
|| www.drministries.org ||
===================

(34)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*