Devoción Matutina Para Menores | Domingo 02 de Abril del 2017


¡QUÉ TONTERÍA!

“No actúen tontamente; procuren entender cuál es la voluntad del Señor”

(Efe. 5:17).

¿Quién no ha hecho alguna tontería alguna vez? Todos hemos hecho zonceras. Me estoy acordando, por ejemplo, de una que hizo mi amiga Angélica cuando teníamos siete años. Estábamos las dos jugando un día con un estuche de colonia y jabón de Barbie, que su mamá le había regalado por su cumpleaños. Ella destapó la colonia; que, por cierto, olía de maravilla. Y entonces, para mi sorpresa, se bebió la mitad del frasco como si fuera agua. ¡En serio! No estoy bromeando. Ahí mismo, delante de mí, Angélica se bebió medio frasco de perfume. ¿Qué te parece? ¿Dirías que hacer eso fue una tontería? Ya lo creo que fue una bobería.

Un rato después, cuando el alcohol de la colonia había hecho efecto en el cuerpo de mi amiga de siete años, Angélica comenzó a decirme:

-Estoy mareada. Todo me da vueltas.

-Mejor no juguemos más, y vete a dormir -le dije, que para entonces estaba totalmente asustada, y no sabía qué hacer ni qué decir.

Cada vez que recuerdo esa tontería tan grande que cometió Angélica, doy gracias a Dios porque no le haya pasado nada malo, porque bien pudo haberle ocurrido. Esta experiencia siempre hace que me pregunte cuán tontas le parecerán a Jesús algunas de las cosas que hacemos. Tal vez, a nosotros no nos parezcan tontas, porque no tenemos más conocimiento del que tenemos; igual que Angélica, quien no sabía más de lo que sabía a los siete años. Pero Jesús, que es tan sabio y tan superior a nosotros, estoy segura de que nos mira desde el cielo y piensa: “Pobrecita Patricia, qué tontería está haciendo ¡y ni siquiera se da cuenta!” ¿Cómo podemos darnos cuenta de si algo es una tontería o no?

La primera respuesta es pidiéndole a Jesús que nos dé sabiduría. Él es el que sabe, por lo tanto, hemos de pedirle al que sabe de verdad. Podemos hacer Igual que Salomón, que le pidió: “Señor, dame discernimiento para distinguir entre el bien y el mal”. Al Señor le agradó que Salomón hubiese hecho esa petición, y se la concedió. Creo que a Jesús también le agradará mucho que le pidas lo mismo. ¿Qué te parece, si en este momento le pedimos que te dé sabiduría para que no hagas tonterías?

=================
Narrado por: Linda Rumrrill
Lecturas Devocionales para Menores 2017
¡Salta!
Por: Patricia Navarro de Marquez
===================
|| www.drministries.org ||
===================

(49)

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*