Diálogo Bíblico | Domingo 13 de mayo 2018 | Una confirmación poderosa de la profecía | Escuela Sabática

Domingo 13 de mayo
UNA CONFIRMACIÓN PODEROSA DE LA PROFECÍA
En los últimos días antes de la muerte de Jesús en la cruz, los discípulos hablaron con él en el Monte de los Olivos. Imagínate escuchar a Jesús decir que el Templo será destruido. Nadie sabe exactamente lo que pasó por la mente de los discípulos, pero las preguntas que hicieron más adelante indican que relacionaron la destrucción del Templo con “el fin del mundo” (Mat. 24:3).
Lee Mateo 24:1 al 25. ¿Qué mensaje general dio Jesús a sus seguidores acerca de los últimos días?
Mateo 24:1 al 25 deja en claro que, entre otras cosas, a Cristo le preocupaban los engaños que confundirían a su pueblo a través de las edades y hasta el tiempo del fin. Entre esos engaños, señaló a falsos profetas y falsos Cristos; y que algunos afirmarían representar a Cristo (falsos profetas), y otros dirían que son el Cristo. Y lo terrible es que la gente les creyó y les creerá.
Hemos visto una triste pero poderosa confirmación de la Palabra de Dios. A lo largo de la historia, e incluso en nuestros días, ha habido engañadores que dijeron: “Yo soy el Cristo”. ¡Qué profecía tan notable! Al vivir en estos tiempos, podemos examinar los largos siglos de historia y ver (como no pudieron hacerlo en la época de Cristo) cuán exacta fue esa predicción. Tampoco debemos sorprendernos si este tipo de engaños va en aumento a medida que nos acercamos a la crisis final.
Además, en el contexto de la confesión de fe, observa cómo describió Jesús la condición del mundo. Desde la época de Cristo, en varias oportunidades de la historia de la Tierra, la gente puso su esperanza en cosas que creía que eliminarían, o al menos reducirían en gran medida, los sufrimientos y la aflicción de la humanidad. Ya sea que se tratara de movimientos políticos o de tecnología, o de ciencia o de razón, en un momento u otro, la gente ha puesto gran esperanza en que estas cosas inaugurarían una utopía aquí en la Tierra. Como ha demostrado una vez más el doloroso testimonio de la historia, estas esperanzas siempre han resultado ser infundadas. El mundo de hoy es exactamente como Jesús dijo que sería. Las palabras de Cristo, pronunciadas hace casi dos mil años, demuestran cuán equivocadas son esas esperanzas.
Lee Mateo 24:25. ¿Qué podemos extraer de este versículo que nos ayude a afirmarnos en nuestra fe?
====================================
Lección 7: Mateo 24 y 25
Para el 19 de mayo de 2018
Escuela Sabática – Segundo trimestre 2018
PREPARACIÓN para el tiempo del fin

(3)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*