Diálogo Bíblico | Domingo 28 de junio 2015 | Dios creó un hombre y una mujer | Escuela Sabática
Domingo 28 de junio
DIOS CREÓ UN HOMBRE Y UNA MUJER
Una pregunta que siempre se hacen los hombres es: ¿De dónde vengo? En los dos primeros capítulos de la Biblia (y por toda la Biblia), tenemos la respuesta a lo que muchos consideran la pregunta más importante de todas. En definitiva, solo al saber de dónde venimos es que podemos iniciar el conocimiento de quiénes somos, por qué existimos, cómo hemos de vivir y, en última instancia, hacia dónde vamos.
Repasa Génesis 1 y 2, concentrándote en Génesis 1:26 al 28. ¿Qué grandes diferencias aparecen en la creación del hombre frente a todo lo demás? ¿Qué tienen los humanos que se destaca entre todo lo creado?
1. El hombre y la mujer fueron los últimos en ser creados. Toda la creación visible estaba ante ellos para estudiarla y cuidarla.
2. Dios creó al hombre y a la mujer de un modo diferente del que usó con las otras criaturas. Hasta entonces, el mandato divino había sido: “Sea” (la luz, el firmamento, el agua, los peces y las aves, los animales, etc.). Ahora hubo una consulta: “Hagamos al hombre…” Las tres personas de la Deidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, se consultaron para esto. Aunque estos dos capítulos tratan de la creación de la Tierra y las criaturas que hay sobre ella, nota que el punto principal es la creación de la humanidad misma.
3. El hombre y la mujer fueron creados a la imagen y la semejanza de Dios, algo que no se dice acerca de ninguna otra cosa creada. Aunque no se dice lo que significa ser hecho a la imagen y la semejanza de Dios, debe ser que los humanos, de algún modo, reflejan el carácter de su Creador. Siendo que los humanos tienen una capacidad moral que no hay en ninguna otra criatura (las mariposas serán hermosas, pero no luchan con el bien o con el mal), ser hechos a semejanza e imagen de Dios puede significar que, hasta cierto punto, los humanos reflejan ese carácter moral.
4. El hombre y la mujer debían tener dominio sobre la creación y gobernarla, y representar a Dios sobre la Tierra. Esta vocación implica responsabilidad.
Los seres humanos aparecen en el primer capítulo de la Biblia, pero no aisladamente. Existimos, pero en relación con Dios. ¿Qué nos dice esto acerca de cuán central debe ser Dios en nuestras vidas, y por qué no estamos realmente “completos” sin él? Ver también Hechos 17:28.

(260)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*