Diálogo Bíblico | Domingo 4 de diciembre 2016 | Desde un torbellino | Escuela Sabática


Domingo 4 de diciembre
DESDE UN TORBELLINO
Lee Job 38:1. ¿Qué sucede aquí que es diferente de todo lo demás, en los otros diálogos?
Repentina e inesperadamente, Dios ahora aparece en el libro de Job, por primera vez desde Job 2:6: “Y Jehová dijo a Satanás: He aquí, él está en tu mano; mas guarda su vida”.
Realmente nada prepara al lector para esta repentina aparición de Dios. Job 37 concluye con el discurso de Eliú, y lo siguiente que sabemos es: “Entonces respondió Jehová a Job desde un torbellino” (Job 38:1). En un instante es solo Dios y Job, como si los otros hombres fueran irrelevantes, por lo menos en este momento.
La palabra torbellino viene de una palabra hebrea que significa “tormenta” o “tempestad”, y se ha usado en relación con la aparición de Dios a los humanos (ver Isa. 29:6; Zac. 9:14). También fue la palabra usada en el contexto de la ascensión de Elías al cielo: “Cuando quiso Jehová alzar a Elías en un torbellino al cielo, Elías venía con Eliseo de Gilgal” (2 Rey. 2:1).
Aunque no se nos da ningún detalle físico acerca de esta “teofanía” (una manifestación visible de Dios a la humanidad), es claro que Dios no le está hablando a Job en un “suave murmullo” (1 Rey. 19:12, NVI). En cambio, se manifestó de una manera poderosa, que ciertamente captó la atención de Job.
Por supuesto, esta no era la única vez que Dios se revelaba a los humanos caídos. Una y otra vez, las Escrituras nos muestran cuán cerca está Dios de la humanidad.
¿Qué nos enseñan los siguientes textos acerca de cuán cerca puede estar Dios de nosotros? Gén. 15:1-6; 32:24-32; Juan 1:29.
La Biblia nos enseña la verdad grande e importante de que nuestro Dios no es un Dios distante que creó nuestro mundo y nos dejó abandonados. En cambio, él es un Dios que interactúa estrechamente con nosotros. No importa cuáles sean nuestras tristezas, nuestras aflicciones, o lo que nos confronte en la vida, podemos tener la certeza de que Dios está cerca y que podemos confiar en él.
Una cosa es creer intelectualmente en lo cerca que está Dios de nosotros; otra bien distinta es experimentar esa proximidad. ¿De qué forma puedes aprender a acercarte a Dios, y encontrar esperanza y consuelo en esta relación?
Escuela Sabática | Lección 11 | Para el 10 de diciembre de 2016 | Desde un torbellino | El libro de Job | Cuarto trimestre 2016 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

(298)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*