Diálogo Bíblico | Lunes 16 de enero 2017 | Los atributos divinos del Espíritu Santo | Escuela Sabática


Lunes 16 de enero
LOS ATRIBUTOS DIVINOS DEL ESPÍRITU SANTO
En varios pasajes bíblicos se describe al Espíritu Santo con atributos divinos.
¿Qué actividades y características del Espíritu Santo son mencionadas en los siguientes pasajes bíblicos, y que pueden ser atribuidas solamente a Dios?
1 Corintios 2:10, 11; compara con Isaías 40:13, 14.
Salmo 139:7.
Hebreos 9:14; compara con 1 Timoteo 6:16.
Lucas 1:35 y Romanos 15:19; compara con Salmo 104:30.
En su examen de la sabiduría de Dios, Pablo argumenta que es el Espíritu Santo el que nos da a conocer esta sabiduría. Los “iguales se conocen” es el razonamiento que Pablo utiliza aquí en su argumento. Solamente uno que es igual a Dios puede saber las cosas profundas de Dios (1 Cor. 2:10, 11). Nadie puede conocer a Dios como lo hace el Espíritu, pues este conoce a Dios desde adentro, de una manera que alguien de afuera no puede. El Espíritu Santo, de hecho, es omnisciente.
La presencia del Espíritu es la presencia de Dios. Si no puedo huir a un lugar donde no esté el Espíritu de Dios, entonces es omnipresente (compara con Sal. 139:7).
El Espíritu Santo es considerado eterno (Heb. 9:14). Según la Biblia, ¿cuántos seres eternos hay? Solamente Dios es eterno (1 Tim. 6:16). Si el Espíritu es llamado eterno, entonces debe ser Dios.
El Espíritu Santo también es todopoderoso. En Lucas 1:35, las frases “el Espíritu Santo” y “el poder del Altísimo” son construcciones sinónimas. Aquí se refieren a un milagro de primera magnitud, la concepción virginal. En Romanos 15:19, el apóstol Pablo reconoce que este ministerio se realizó “con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios”. Por supuesto, el Espíritu Santo puede realizar milagros divinos.
Jesús también dice que la blasfemia contra el Espíritu es imperdonable (Mat. 12:31, 32; Mar. 3:28, 29). Esto es incomprensible a menos que el Espíritu sea divino.
Pero, quizá la obra más asombrosa del Espíritu Santo sea su habilidad de cambiar las mentes y los corazones humanos. Es el Espíritu Santo el que obra un nuevo nacimiento espiritual (Juan 3:5-8). Él tiene el poder para lograr algo que solamente Dios puede hacer.
Escuela Sabática | Lección 3 | Para el 21 de enero 2017 | La Divinidad del Espíritu Santo | El Espíritu Santo y la Espiritualidad | Primer trimestre 2017 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

(478)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*